Discurso ante la Mesa Redonda Empresarial

Obama ofrece un discurso centrista a los empresarios

El presidente de EEUU, Barack Obama, que se ha ganado las iras de Wall Street por sus críticas contra las compensaciones a los banqueros, se presentó hoy como un líder centrista al tiempo que defendió sus medidas en una reunión con empresarios.

En un discurso ante la Mesa Redonda Empresarial, un grupo de destacados empresarios que se reúne cada trimestre, Obama afirmó que "contrariamente a lo que afirman mis críticos, son un firme creyente en el libre mercado".

"Hemos llegado a un momento en la política en la que nuestros esfuerzos razonables para poner al día nuestras regulaciones, o invertir en el futuro, se reciben con demasiada frecuencia con gritos de "nacionalización" o incluso "socialismo", declaró el presidente estadounidense.

Obama instó a los empresarios a unirse a su proyecto para crear empleo y una economía en la que "nos endeudemos menos y produzcamos más".

"Como presidente de EEUU, lo que quiero es recompensar y por lo menos no perjudicar a las empresas que creen empleos y produzcan más dentro de las fronteras de este país", señaló. "Eso no es antiempresa, es en favor de EEUU y no tengo que disculparme por ello".

Obama aludía así en particular a su propuesta sobre el régimen impositivo a las multinacionales. El presidente ha propuesto eliminar una provisión que eximía a las empresas retrasar el pago de impuestos sobre sus beneficios en el exterior.

Se calcula que esa medida generará cerca de 122.000 millones de dólares en ingresos al Fisco estadounidense.

Obama también defendió la necesidad de una reforma del sistema regulador financiero exhaustiva.

El presidente aseguró que no quiere "castigar" a Wall Street, pero son necesarias nuevas normas que impidan que se repitan los errores que llevaron a la crisis actual y prevengan la explotación de los consumidores.

El encuentro con los empresarios se produce un día antes de celebrar una "cumbre" sobre la reforma sanitaria, en un intento de sacar adelante la medida -su principal prioridad legislativa- del punto muerto en el que se encuentra.