Pleno del Parlamento Europeo

Van Rompuy y Barroso prometen dar un impulso a la coordinación económica

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se comprometieron hoy a tratar de dar un impulso a la coordinación de las políticas económicas en los Veintisiete.

"Espero sinceramente que esta vez los estrechos intereses nacionales no vuelvan a resistirse a la necesidad de una mayor coordinación y de un sistema efectivo de gobierno europeo", dijo Barroso al pleno del Parlamento Europeo.

Los dos líderes comparecieron ante la Eurocámara para presentar las conclusiones de la cumbre europea extraordinaria del pasado 11 de febrero.

Según Van Rompuy, en ese encuentro, todos los jefes de Estado y de Gobierno aceptaron que es necesaria "una mejor coordinación económica en la Unión".

"Ya lo quieran llamar mejor coordinación, mejor gobernanza o incluso un gobierno económico, la clave es el compromiso común", señaló el ex primer ministro belga.

Para Van Rompuy, esa coordinación debe darse tanto en la política macroeconómica -sobre todo dentro de la zona euro- como en la microeconómica.

También abogó por reducir el número de objetivos para los próximos años en este sentido, para concentrarse en "cuatro o cinco" que sean fácilmente cuantificables.

De cara a la planificación económica europea para los próximos diez años, cuyos grandes principios serán presentados la próxima semana por parte de la Comisión Europea, Van Rompuy garantizó que todos los países están dispuestos a "asumir más responsabilidad en una estrategia común europea para el crecimiento y el empleo".

Barroso avanzó hoy en el pleno que ésta se centrará en "un crecimiento inteligente, inclusivo y sostenible".

Tanto el portugués como Van Rompuy insistieron en la necesidad de reformas para que la economía europea salga correctamente de la crisis y sea competitiva y sostenible.

Algunos grupos de la Eurocámara, como el Socialista, advirtieron en este sentido ante posibles "recortes excesivos" que puedan dañar el empleo y el nivel de vida de los ciudadanos.

"Los planes que defiende la derecha y que se centran sólo en recortar los déficit presupuestarios llevarían a una recuperación económica más lenta y a un crecimiento más débil. Con ellos, los desempleados tendría unas perspectivas sombrías", señaló el laborista británico Stephen Hughes en nombre de la segunda fuerza de la cámara.

Frente a ello, Barroso subrayó que la llamada "Estrategia 2020" que presentará Bruselas tendrá el empleo y la erradicación de la pobreza en su centro.