El futuro de la Seguridad Social

CC OO prioriza la creación de empleo femenino al retraso de la jubilación

Toxo defiende que más mujeres cotizando fortalecerían las pensiones

En lugar de retrasar la jubilación de los 65 a los 67 años, sería más útil para el futuro de las pensiones incrementar cada año un punto de la tasa de actividad femenina", defendió ayer el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. A escasas horas de lanzarse a la calle para protestar contra la reforma de pensiones propuesta por el Gobierno, el líder sindical aprovechó su asistencia a las jornadas por la igualdad salarial entre sexos que organizaba el PSOE en el Congreso para matar dos pájaros de un tiro. Por un lado daba una posible solución para frenar la brecha salarial entre hombres y mujeres, quienes de media cobran un 26% menos que ellos. Por otra daba una alternativa al plan del Ejecutivo para aumentar los ingresos de la Seguridad Social, apostando por elevar el número de cotizantes femeninas, que se sitúan un 17 puntos por debajo de la tasa de los varones.

Su mensaje tenía un destinatario destacado. Presidiendo el acto, junto a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, se encontraba el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. æpermil;ste, se limitó a subrayar que la postura del Ejecutivo "no es dogmática", y que la propuesta que han llevado al Pacto de Toledo tiene un "espíritu de consenso". Por su parte, el portavoz del PSOE en la Cámara Baja, José Antonio Alonso, asumió que una mayor incorporación de la mujer al trabajo, además de "justo y conveniente", resultaría más "productivo para la economía".

Centrándose en la discriminación laboral que sufren las mujeres, Corbacho identificó los "complementos salariales" como el principal factor que causa la brecha salarial. El diagnóstico fue compartido por Aído, así como por el secretario general de UGT, Cándido Méndez, el propio Toxo, y el representante de la CEOE, Javier Ferrer. æpermil;ste, que preside la Comisión de Seguridad Social y Formación de la patronal, especificó que uno de los principales complementos diferenciales es el de "antigüedad". "La reciente integración de las mujeres en el mercado laboral", explicó, es la causa de que ellas perciban menos retribuciones en relación a sus años de experiencia. Para solventarlo, Ferrer se mostró partidario de "reducir los complementos por antigüedad y ligarlos más a la consecución de objetivos o la productividad". En su opinión, las nuevas generaciones, criadas en la igualdad, terminarán por resolver el problema.

Por su parte, Toxo y Méndez hicieron hincapié en las posibilidades que ofrece la reforma de la negociación colectiva, que patronal y sindicatos han pactado llevar a cabo en un periodo de seis meses. El nuevo marco permitirá, expresaron los responsables sindicales, que las condiciones de trabajo de las pymes se regulen mediante convenio. Así, ilustró Toxo, podrá "revisarse la Ley de Igualdad", para incidir en las empresas de menos de 250 empleados. A su vez, Méndez aseveró que el problema es generalizado y que se incrementa en los puestos más altos, como recoge un estudio de UGT.

Menos inspecciones

Finalmente, Corbacho y Aído recordaron el compromiso al que llegaron el pasado septiembre para incrementar la actuación de los inspectores de Trabajo durante 2010. Sin embargo, aunque entonces avanzaron que se producirían 5.000 inspecciones para este año, ayer las rebajaron a 4.000. La cifra, no obstante, sigue suponiendo un incremento importante frente a 2008 y 2009 cuando, en total, se llevaron a cabo unos 6.000 controles.

Las centrales rechazan la contratación a tiempo parcial que pide el Gobierno

La propuesta de reforma del mercado laboral del Gobierno defiende la contratación a tiempo parcial. El Ejecutivo argumenta que los trabajos a media jornada ayudan a "conciliar la vida laboral y familiar" y otorgan "flexibilidad" a las empresas. Sin embargo, tanto CC OO como UGT pidieron ayer al Ejecutivo que retire esta sugerencia. "Este tipo de empleo es precario y se dirige mayoritariamente a las mujeres", destacan en CC OO. Según Toxo, aumentar este tipo de empleo "mejoraría la estadística" del paro, pero supondría "repartir un salario entre dos trabajadores". La reforma laboral está siendo actualmente negociado por sindicatos, patronal y Gobierno. Por su parte, el PP, partidario de abaratar el despido, anunciará hoy sus propuesta, como el plan especial para el empleo joven.