Previsiblemente se reunirán la próxima semana

Garmendia envía el borrador de la ley de ciencia a las comunidades autónomas

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha enviado hoy a todas las comunidades autónomas, sindicatos, comunidad investigadora y universidades el borrador del Gobierno de la ley de ciencia, tecnología e innovación.

Fuentes del Ministerio de Ciencia e Innovación han confirmado a Efe que este Departamento ha remitido este borrador a todos los agentes implicados en la investigación y el desarrollo, entre ellos las comunidades, con las que se reunirá previsiblemente la próxima semana en el marco del Consejo General de Política Científica y Tecnológica.

El objetivo del Gobierno, tal y como anunció José Luis Rodríguez Zapatero, es que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto de ley el 12 de marzo, una norma que el Ejecutivo pretende alcance el mayor consenso posible.

Además de esta reunión con las comunidades, Garmendia mantendrá otra con los portavoces parlamentarios de la comisión de ciencia del Congreso, previsiblemente el próximo 24 de febrero.

La nueva ley de ciencia permitirá a los investigadores que trabajen en España contar con una carrera científica "estable, predecible, basada en méritos y socialmente reconocida, que responde a las aspiraciones de los jóvenes científicos, el personal investigador en formación, pero que reconozca también el esfuerzo de los más veteranos", han confirmado a Efe, por su parte, fuentes conocedoras del texto.

En este sentido, el departamento que dirige Garmendia ha propuesto en el borrador que se ha hecho llegar a las comunidades autónomas y demás agentes de investigación, convertir las becas de investigación predoctoral, dependientes del Ministerio, en contratos.

De esta manera, se pretende que un investigador predoctoral sea igual que un contratado de cualquier otra índole, con plenos derechos en Seguridad Social y los demás derechos que tienen el resto de trabajadores, según las fuentes conocedoras del citado texto.

El borrador del anteproyecto de ley se estructura en torno a varios asuntos "clave": una carrera científica "socialmente reconocida"; la organización del sistema español de ciencia y tecnología; la "modernización" de la ciencia y la apertura a la sociedad; un modelo de financiación similar al de los países más avanzados; y su contribución al cambio de modelo productivo.

Particularmente, para los Organismos Públicos de Investigación (Opis) se define una carrera estructurada en torno a un nuevo diseño de escalas científicas, con un régimen de selección, retributivo y de promoción homogéneo, y que fomente la movilidad.

Para la financiación, estas mismas fuentes, han asegurado que el borrador incluye la puesta en marcha de una agencia estatal que ahonde en la eficacia, agilidad y el control sobre la gestión de los fondos públicos.

El actual borrador de la ley pretende, además, promocionar la colaboración investigadora público-privada, que incluye la movilidad de los investigadores entre el sector público y privado.

Además, la ley creará el "contrato de investigadores distinguidos", al que se podrán acoger los agentes que quieran contratar científicos de reconocido prestigio.