Previsiones

La economía española se contraerá un 0,5% en 2010, según Caja Madrid

El Servicio de Estudios de Caja Madrid cree que la contracción de la economía está próxima a tocar fondo, pero alerta de que el perfil del PIB será "bastante plano" en 2010 y que la actividad cerrará el año con una caída global del 0,5%, frente al 0,3% que prevé el Gobierno.

Así consta en el último boletín económico-financiero elaborado por la entidad y recogido por Europa Press, en el que el Servicio de Estudios de Caja Madrid analiza los datos publicados esta misma semana por el INE, que confirmaron que la economía cerró el 2009 en recesión.

Según estos datos, el PIB continuó moderando su ritmo de caída en el cuarto trimestre del año, tanto en términos intertrimestrales (-0,1%) como en términos interanuales (-3,1%), gracias a que la demanda interna redujo "sensiblemente" su contribución negativa por el menor deterioro de todos sus componentes.

En este sentido, Caja Madrid resalta, sobre todo, la mejora del consumo y la inversión en equipo en la última parte del año, que incluso llegaron a registrar tasas trimestrales positivas del 0,3% y del 3,1%, respectivamente.

A pesar de la mejora de estos datos, el Servicio de Estudios de la entidad recuerda también que el PIB nominal sigue en negativo (-3,3%), así como el deflactor del PIB (-0,2%) y que se mantiene la destrucción de empleo, aunque a un ritmo más desacelerado.

Las previsiones de Caja Madrid son ligeramente más pesimistas que las del Gobierno , que sigue considerando "válido" el último cuadro macroeconómico presentado, que prevé una caída del 0,3% en 2010 y un crecimiento del 1,8% en 2011.

De hecho, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, volvió a insistir esta misma semana en que la economía está a punto de abandonar la recesión y adelantó que el PIB volverá a crecer en el primer semestre de este año.

En esta misma línea se manifestó el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que aseguró que los indicadores del primer trimestre de 2010 apuntan a mejoras "suaves y sostenidas" del PIB, que permitirán confirmar la tendencia de ralentización del ajuste observada en la última parte de 2009.

De la misma forma, descartó la posibilidad de que la economía española sufra una recaída una vez que se retiren los estímulos puestos en marcha para hacer frente a la crisis, y aseguró que la recuperación está siendo "sostenida".