Diario de a bordo

El que manda en el mundo bursátil es el Mini S&P 500

Las instituciones han dejado de ser vendedoras.

Cuando hablamos de China nos dicen que el idioma más hablado allí es el chino mandarín. ¿No se han preguntado nunca de dónde viene eso de mandarín? Por increíble que les parezca, la palabra significa lo que aparenta a primera vista, mandarín, uno que manda, un mandón. Vean esta cita de un escrito de Arturo Montenegro en la prestigiosa web del Centro Virtual Cervantes: "Y es que la voz procede del portugués mandarim, según lo explican en el Hobson-Jobson. The Anglo-Indian Dictionary (1886)".

"Un etimólogo de gran fama en Reino Unido, Wedgwood, describió a fines del siglo XIX cómo los marinos y comerciantes portugueses, a falta de una mejor, empezaron a usar la voz mandador para denominar a ese funcionario imperial que hoy llamamos mandarín. La corrupción del vocablo hasta convertirse en mandarim no es otra cosa que el resultado de reiterados contactos transfronterizos."

Así que ya ven, esa exótica voz mandarín en realidad significa lo que parece, uno que manda...

Y es que el que manda... manda. Y el que manda en el mundo bursátil es el futuro del Mini S&P 500, por lo que vamos a darle hoy un vistazo.

La semana ha sido intensa, parece que las Bolsas han agradecido rápidamente el hecho de que se hayan calmado más las cosas en los ataques a la deuda soberana periférica en Europa. Las incertidumbres macro siguen siendo importantes, pero el gráfico no tiene mal aspecto.

Si nos fijamos a la hora de escribir este artículo, media tarde del viernes, el Mini estaba justo a la altura del retroceso de Fibonacci del 61,8% de toda la gran bajada anterior. Si ese nivel es roto, tendría posibilidades de un buen tramo al alza, sobre todo por un factor realmente importante. Las instituciones, que ya saben suelo seguir, por estar casi siempre en el lado correcto del mercado, habían pasado a vendedoras desde el mismo día en que Obama atacó a la banca de inversión, es decir el 20 de enero. Todos los rebotes desde entonces eran poco de fiar, porque permanecían siempre vendedoras, pero finalmente se ha eliminado el saldo vendedor y a cierre del jueves, últimos datos disponibles, estaban ligeramente compradoras.

Lo que llama la atención en el gráfico, como pueden ver, es que se sube sin volumen. Pero si se fijan, también el tramo de subida anterior de diciembre se cursó sin volumen, incluso mucho más bajo que el actual pero no fue obstáculo para que el Mini subiera casi 50 figuras.

La zona de 1.094 es el soporte en primera instancia y el soporte mayor en 1.080, a la altura del retroceso del 38,2 % ahora vencido, por debajo la subida habría fracasado.

Situación por tanto interesante y a seguir durante la semana que viene. Llama la atención cómo al cierre europeo del viernes, las Bolsas consiguieron reponerse del susto dado por la Fed al subir la tasa de descuento. La semana termina con la tendencia a corto claramente alcista.