Según ORSC

Los paraísos fiscales ingresan 250.000 millones de dólares al año

Los paraísos fiscales ingresan al año 250.000 millones de dólares procedentes de empresas extranjeras, según datos del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa (ORSC) que organizará junto a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) una jornada sobre este tipo de países el lunes.

Este evento abordará el estudio de los paraísos fiscales desde una perspectiva jurídica, tratará sobre el papel de las multinacionales, los bancos y las consultoras que operan en estos países con el fin de evadir impuestos, y también analizará casos concretos, como las Islas Caimán o Samoa Occidental.

El coordinador del ORSC, Orencio Vázquez, relató a EFE que para la catalogación de un Estado como "paraíso fiscal" se tienen en cuenta criterios como la existencia de una doble legislación que exima del pago de impuestos a los ciudadanos y empresas extranjeros, así como el nivel de transparencia en las cuentas bancarias.

Explicó que la variedad de clasificaciones existentes, que se realiza por otros países o por organismos como la OCDE o el G-20, es la causa de que algunos Estados aparezcan o no en algunas listas.

En el catálogo publicado hace algunos días por Francia están registrados como paraísos fiscales 18 países, de los que ninguno se encuentra en territorio europeo, ya que Suiza, Luxemburgo o Andorra han levantado sus secretos bancarios ante las presiones internacionales ejercidas sobre ellos, tras la crisis financiera de 2008.

Vázquez señaló que la opacidad de los paraísos fiscales "hace muy difícil saber con exactitud cuántas empresas los utilizan", aunque recordó que el 71 por ciento de las empresas que cotizan en el Ibex-35 "operan en los paraísos fiscales a través de sociedades participadas que se han establecido en esos países".

A juicio de la ORSC, la mayor parte del dinero que entra en las cuentas de los paraísos fiscales procede de transferencias de precios, una técnica que consiste en el intercambio de productos y servicios de compañías sometidas a distintas legislaciones nacionales.

Vázquez afirmó que esta práctica es algo común en el sistema financiero internacional, hasta el punto de que paraísos fiscales como "Hong Kong y las Islas Caimán son los primeros receptores de transferencias de precios de China".

Por otra parte, indicó que el territorio de los paraísos fiscales "no sólo se utiliza para evadir impuestos, sino que también sirve para blanquear dinero y eludir las responsabilidades jurídicas de tipo civil, como en el caso de las matrículas de los barcos que transportan mercancías peligrosas".

A su vez, Vázquez aseguró que existen "mecanismos para conseguir que los paraísos fiscales desaparezcan físicamente", pero criticó que "tampoco hay un interés real en eliminarlos, por temor a conflictos de intereses".