Plan de diez millones

Luis Cañas y accionistas de Condesa crearán una bodega en Ribera del Duero

Luis Cañas es otra bodega de la denominación de origen Rioja que extiende su actividad a la zona de Ribera del Duero, en este caso junto a accionistas del grupo siderometalúrgico Condesa. Juntos invertirán diez millones para poner en marcha una nueva bodega, Dominio de Cair, en la localidad burgalesa de Aranda de Duero.

El proyecto está liderado por Juan Luis Cañas, gerente de Luis Cañas, una bodega familiar que lleva el nombre de su padre y que está ubicada en Villabuena, en la Rioja Alavesa. En base a su experiencia en el negocio vitivinícola, Luis Cañas quiere crear una explotación "que no esté orientada al rendimiento inmediato, sino que se consolide como un negocio de productos de calidad que pueda ser heredado por nuestros hijos y que cree riqueza en la zona".

Cañas y sus socios de Condesa, uno de los mayores fabricantes europeos de tubos soldados, estuvieron varios años sondeando el área de Ribera del Duero y al final optaron por la que consideraron la mejor zona de viñedo de la zona, en concreto la pedanía de La Aguilera, en el término municipal de Aranda de Duero (Burgos).

Allí invertirán diez millones hasta 2011 bajo la premisa de Luis Cañas, que siempre dice que "nosotros somos más bodegueros que bodega", en relación a las aventuras acometidas en este sector por inversores de éxito en otros ámbitos. Esa efervescencia en torno al negocio del vino se ha acabado, como lo demuestra el hecho de que muchas empresas tienen colgado el cartel de "se vende".

Siempre en torno al viñedo

En este sentido, Luis Cañas ha añadido que "el punto de partida es siempre el viñedo", como pilar para dinamizar una nueva bodega. Los planes iniciales para Dominio de Cair, que de momento arrancará con una plantilla de diez trabajadores, son de los de contar con una infraestructura capaz de procesar 300.000 kilos de uva para generar 280.000 botellas de caldos de calidad, sólo crianzas y reservas. Su futuro almacén contará con capacidad para almacenar un millar de barricas.

La nueva bodega dinamizará la economía de la zona, sobre todo la de los productores locales de uva, que tendrán que abastecer a Dominio de Cair. Cañas se apunta a la tendencia de los elaboradores de vino de Rioja de invertir en la zona de Ribera del Duero, sobre todo en Burgos. Es una larga lista, integrada entre otros por Lan, que en Olmedillo de Roa (Burgos) explota nueve hectáreas. Su fruto se comercializa como caldos con la marca Marqués de Burgos. Otros riojanos en Ribera del Duero son Paternina (elabora Marqués del Valparaíso en Quintana de Pidio), La Rioja Alta (obtiene Aster en Anguix), Faustino (Portia en Gumiel de Izán) y Ontañón, con bodega en Fuentecén (Burgos).

La próxima vendimia anticipa recortes del 50%

La mayoría de las bodegas cubren su demanda de uva con sus propios viñedos y con las cepas de los agricultores de la zona. En la zona de denominación de origen Rioja, la caída de la demanda por la crisis ha propiciado que en la pasada vendimia muchos racimos se hayan quedado sin cortar. Para la de 2010 las perspectivas no son mejores (sólo hay que ver las ofertas comerciales por los caldos, que incluso llegan a los de máxima categoría, los de Gran Reserva). Bastantes bodegas están ofertando 0,38 euros por kilo de uva, la mitad de la tarifa a cuenta de la cosecha de 2009. Lejos quedan los precios de la pasada etapa de bonanza económica, que elevaron al máximo la factura final por botella a pagar por el consumidor. Con la cultura del vino en auge, el kilo se llegó a pagar a 2,40 euros.