En Cancún del 24 al 26 de marzo

Empresarios de EE UU y Cuba hablarán en México sobre una posible apertura de viajes

Empresarios estadounidenses del sector turístico se reunirán con funcionarios cubanos del mismo ramo en México para negociar las posibilidades de vuelos e inversiones en la isla si Washington levanta la prohibición para viajar a Cuba, informó hoy en La Habana una fuente empresarial.

El estadounidense Kirby Jones, presidente de la compañía Alamar, consultora de negocios que trabaja con Cuba desde hace 35 años y que organiza la cita, dijo en rueda de prensa que los ejecutivos de EE UU podrán acercarse al Gobierno cubano en un momento en que hay un "clima diferente" en su país.

La conferencia sobre viajes se celebrará en el balneario mexicano de Cancún del 24 al 26 de marzo.

Jones resaltó que a diferencia de su última edición, en 2003, este año asistirán grupos importantes como la asociación de Turoperadores de Estados Unidos (USTOA) y la Nacional de Turoperadores (NTA).

Agregó que "hay esperanzas" de que "haya un cambio" en Estados Unidos sobre la isla, como muestran nuevas las iniciativas presentadas en el Congreso para levantar las restricciones de viajar a Cuba que rigen para todos los norteamericanos, impuestas por orden ejecutiva en 1962.

En su opinión, aunque esas iniciativas no han tenido éxito antes, "este año es muy diferente" porque están "mucho más cerca" de ser aprobadas, ya que el proyecto de ley solo necesita 13 votos más en la cámara baja.

"Hay interés ahora en investigar y hablar con funcionarios cubanos para que las compañías norteamericanas puedan prepararse si llega el día en que se puedan hacer negocios", explicó el empresario.

Añadió que en Cancún habrá "reuniones privadas" de todas las compañías estadounidenses con funcionarios cubanos.

Según Jones, algunas compañías están interesadas en la "posibilidad de hacer inversiones en Cuba", para lo cual antes tendría que ser levantado el bloqueo económico y comercial que Washington impuso a la isla en 1962.

También destacó que los empresarios norteamericanos están pendientes de reuniones actuales de los dos gobiernos, como la ronda de diálogo sobre asuntos migratorios que comenzará este viernes en La Habana, o el aumento de intercambios culturales de los últimos meses.

"Hay un clima diferente al que había dentro de la administración de (el anterior presidente, George W.) Bush", dijo, y añadió que ello "contribuye" a la idea de que "posiblemente un día llegue una política nueva".

Por su parte, un asesor del ministerio cubano de Turismo, Miguel Figueras, dijo que el gobierno asistirá con una delegación "variada" a la conferencia.

Figueras señaló que, según pronósticos de la Asociación Americana de Agencias de Viajes (ASTA), dos años después de levantarse la prohibición unos 850.000 norteamericanos viajaría a Cuba a hospedarse en hoteles y medio millón más lo harían en cruceros.

En 2003 viajaron a Cuba unos 85.000 estadounidenses, pero cuando Bush endureció las restricciones para los intercambios en 2004 la cifra cayó a cerca de 42.000.

El año pasado, unos 50.000 estadounidenses de origen no cubano viajaron a la isla, además de unos 300.000 cubanos residentes en el exterior, la mayoría en Estados Unidos.