Subasta del Tesoro

La rentabilidad de las letras a un año repunta en febrero al 0,897%

La rentabilidad marginal de las letras del Tesoro a un año subió hoy al 0,897%, frente al 0,858% de la anterior subasta, celebrada el 19 de enero de este año.

Así, el Tesoro adjudicó hoy 3.989 millones de euros en letras a doce meses de los 5.860 solicitados por las entidades, además de 2.588 millones de euros (de los 4.754 solicitados) en letras a 18 meses con un interés marginal del 1,250% frente al 3,905% de la anterior subasta, celebrada en enero de 2007.

En la primera subasta de letras a doce meses celebrada el pasado año, en enero, la rentabilidad marginal marcó su primer mínimo histórico del año, en el 1,450%, muy por debajo del 2,235% de la anterior subasta, celebrada el 17 de diciembre de 2008.

Aquella fue la primera subasta que realizó el Tesoro después de que la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) rebajara la calificación "AAA" (máxima calidad) de crédito soberano a largo plazo del Reino de España hasta "AA+" con perspectiva estable.

Los descensos se ajustaban además a los recortes de tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) comenzó a aplicar en octubre de 2008 y que actualmente sitúan la tasa en la Eurozona en el 1 por ciento.

A lo largo del pasado año la rentabilidad de estos instrumentos continuó a la baja y en mayo se situó por primera vez en la historia de la deuda pública española, por debajo del 1% (0,950%).

Dos meses después, en julio, cayó por debajo del 0,9% (0,835%), hasta alcanzar la cota más baja de su historia en septiembre (0,729%).

A partir de entonces el rendimiento de las letras a un año se mantuvo en torno al 0,8 y al 0,9 por ciento hasta alcanzar hoy el 0,897%.

La necesidad neta de financiación del Tesoro Público se reducirá en 2010 en un 34,2 por ciento con respecto al año anterior, hasta 76.800 millones de euros, según la estrategia de financiación anual publicada por el organismo dependiente del Ministerio de Economía.

Entre las novedades previstas para este año figura la decisión de volver a lanzar letras a 18 meses, lo que no ocurría desde hace más de dos años.