¿Qué hacer con la marca?

La muerte de Alexander McQueen pone en aprietos a Gucci

En vísperas de presentar los resultados de 2009 -que se darán a conocer el jueves - el grupo PPR, dueña de Gucci, lo tiene difícil. La muerte de Alexander McQueen, cerebro de una de sus marcas con más proyección en el mercado del lujo, lo dejó no sólo sin uno de sus diseñadores estrella, sino que ahora queda entre la espada y la pared al no saber si seguir con la marca, que puede costar unos 21 millones de dólares, según datos no oficiales.

El diseñador Alexander McQueen.
El diseñador Alexander McQueen.

El grupo francés PPR -el tercer distribuidor de artículos de lujo del mundo y propietario de Gucci- vive una encrucijada con la prematura muerte del diseñador Alexander McQueen, de 40 años, que alcanzó a vestir a actrices como Gwyneth Paltrow, Cate Blanchett y Sarah Jessica Parker.

El talento de McQueen sedujo en 2000 al grupo, cuando compró el 51% de la marca, que hoy se exhibe en tiendas de Londres, Nueva York, Milán, Los Ángeles, Las Vegas y en el Medio Oriente. En ese momento, PPR apostó por el diseñador y lo ubicó en el Grupo Gucci, dedicado a los artículos de lujo, junto a nombres de reconocidos y jóvenes diseñadores como Stella McCartney y Nicolas Ghesquiere. Además de la marca McQueen, también está McQ, una segunda línea que vende ropa para hombre, artículos de cuero y perfumes. En los primeros nueve meses de 2009, el Grupo Gucci movió unos 2.500 millones de euros , según sus cifras.

Dicho grupo está compitiendo en el mercado del lujo, una industria que puede producir 153.000 millones de euros al año. No obstante, esta división ha sido golpeada por la crisis. En el tercer trimestre de 2009, las ventas cayeron un 10%. En los últimos días algunas tiendas han incrementado los volúmenes de ventas de la marca tras el fallecimiento de Alexander. Este es el caso de Liberty's y las tiendas Selfridges.

KERING 573,30 -0,02%

¿Qué hacer con la marca?

El analista Robert Burke explica que la inversión en profesionales noveles ha sido, durante décadas, una estrategia de Gucci para potenciar y construir marcas. Alexander McQueen ha sido una de las más importantes. "No es la misma situación que tiene Versace y Chanel que están más establecidas en el mercado", dice Burke.

Tim Gadoffre, de la consultora Marital & Company, no es optimista sobre el futuro de la marca. "Es demasiado pronto para decirlo, pero no estoy convencido de que sea posible proyectar el negocio adelante sin él", le dijo a la cadena CNN.

El futuro de la marca sólo dependerá de si PPR tiene la habilidad de encontrar un diseñador con el mismo impacto creativo de McQueen. Por lo menos así lo afirma Armando Branchini, vicepresidente de Intercorporate, una consultora que analiza el mercado de los artículos de lujo. "Cerrar equivale a echar 10 años a la basura", advierte y agrega que vender sería una buena opción.

De todos modos, algunos expertos aseguran que reemplazar a McQueen es bastante difícil. "Era un líder creativo y es difícil encontrar uno como él", afirma Rita Clifton, de la consultora Interbrand.

En otros sectores de la moda se dice que se han invertido 10 años en pequeñas marcas como la de Alexander, pero los resultados no han sido positivos, según Luca Solca, analista de Sanford C. Bernstein. Algunos analistas sostienen que puede sobrevivir, pues hay que recordar casos como el de Gianni Versace que, al fallecer, sus hermanos Santo y Donatella, han mantenido la marca.

La compañía ha mantenido prudencia sobre este tema. Robert Polet, presidente del Grupo Gucci, ha dicho que la empresa no piensa discutir en estos momentos qué hacer con la marca. "Qué puedo decir. El equipo de Alexander McQueen tiene talento, energía y pasión", dijo Polet poco después de conocer que su diseñador estrella había fallecido.