Exige reformas estructurales

El Banco de Italia alerta de que crecimiento de la economía está en mínimos europeos

El gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, alertó hoy de que la tasa de crecimiento económico italiana es "baja" y se encuentra entre las mínimas europeas, por lo que exige reformas estructurales para incrementar la competitividad de la economía del país.

En un congreso sobre mercado de divisas celebrado hoy en la ciudad italiana de Nápoles, Draghi dio un toque de atención al Gobierno italiano, después de que ayer se conociera que el Producto Interior Bruto (PIB) de Italia se contrajo un 4,9% en 2009, el peor dato desde 1971, según estimaciones preliminares.

"Estamos ahora saliendo de la crisis con una tasa de crecimiento baja, en los mínimos europeos", dijo Draghi, en un discurso televisado. Estas palabras del gobernador del Banco de Italia contrastan con los continuos mensajes optimistas lanzados por el Ejecutivo de Silvio Berlusconi, que en las últimas semanas se ha jactado de haber conseguido que la economía italiana fuera una de las más fuertes y menos afectadas en Europa por la crisis global.

"La pérdida de producción y de renta ha sido ingente. La red de protección social, aunque no ha sido reformada orgánicamente, ha sido oportunamente extendida para encauzar el desempleo y el abandono social", dijo Draghi.

"Pero un crecimiento económico sostenido es la base del bienestar, es el presupuesto de la estabilidad financiera para un país con una elevada deuda pública como Italia, y es futuro para los jóvenes, dignidad para los ancianos", añadió.

Según el responsable del Banco de Italia, existen las condiciones para llevarse a cabo reformas estructurales en la economía italiana, "cuya ausencia ha propiciado la pérdida de competitividad del país, que dura ya quince años".

Draghi considera que, hasta que la caída de la ocupación laboral en Italia no invierta su tendencia, sigue existiendo el "riesgo de repercusiones" sobre el consumo, y, por lo tanto, sobre el PIB. "Al final del pasado año en Italia había por encima de los 600.000 empleados menos que en el máximo (de ocupación) de julio de 2008. La cuota de población potencialmente activa que en este momento está inoperante de modo forzoso es elevada y creciente", apuntó.

Situación de Grecia

El gobernador del Banco de Italia se refirió además a la situación de la economía europea y, en concreto, a los problemas en Grecia y a la fortaleza del euro. Draghi cree que la Italia de los años 90 del pasado siglo se encontraba en una situación "más dramática" de la que atraviesa ahora Grecia y que entonces su país consiguió salir de ella por sí mismo.

Definió al euro como una moneda "fuerte", aunque instó a las autoridades comunitarias a trasladar a las estructuras económicas y a las reformas que éstas necesitan el mismo "análisis atento" y "enérgico impulso" que se han dado en los últimos años a las cuentas públicas de los países miembros.

"Hace diez años, con el inicio de la moneda única, se elevaron voces que pedían también un gobierno económico de la Unión (Europea); éstas fueron superadas por los cánticos entusiastas que celebraban la meta alcanzada, junto al compromiso a resistir a toda clase de ulterior integración", indicó Draghi.