Ganó 251 millones en 2009, un 27,34% menos

Bancaja cree que en dos o tres años puede haber oportunidades

El presidente del Grupo Bancaja, José Luis Olivas, ha insistido hoy en el liderazgo de la caja de ahorros y ha dicho que, en dos o tres años, "sin las actuales presiones financieras", es cuando "se pueden presentar oportunidades" para entidades como la valenciana.

El presidente del Grupo Bancaja, José Luis Olivas
El presidente del Grupo Bancaja, José Luis Olivas

Olivas se ha pronunciado así al ser preguntado por las fusiones de las cajas, después de que en la presentación de resultados de 2009 del grupo haya asegurado que la actividad de Bancaja está dirigida este año a "seguir siendo más fuerte" y a continuar su liderazgo en la Comunitat Valenciana.

Después de un año "con quinielas" en relación con la reestructuración del sector de la cajas de ahorro, cuestión en la que Bancaja ha mostrado su disposición a estudiar todas las posibilidad pero sin ningún compromiso, la prioridad del grupo es, según Olivas, seguir gestionando la caja "para continuar a la cabeza del sector".

"Dentro de dos o tres años, sin las actuales presiones financieras, cuando se produzcan fusiones más naturales es donde pueden presentarse oportunidades para entidades como la nuestra", según Olivas.

Ha señalado que los activos totales de la caja valenciana, de 111.459 millones de euros, sitúa a Bancaja a una "distancia considerable" de los 50.000 millones que se requerirán "para que una entidad pueda competir en el mercado".

No se plantea una fusión como una "necesidad perentoria"

Bancaja no se plantea una fusión como una "necesidad perentoria" porque no necesita obtener recursos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ni adquirir mayor tamaño, por lo que la entidad "afronta el año trabajando por sí misma".

Preguntado cuántas cajas o grupos podrían quedar tras las primeras operaciones de fusión, Olivas ha señalado que es una cuestión "viva, dinámica" y que tampoco se sabe si el concepto de caja de ahorro se mantendrá como existe en la actualidad.

Tras recordar que ocupa una vicepresidencia de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), ha indicado que una reforma de la ley de cajas debería contar con el consenso de los partidos políticos, del Banco de España y también de la Confederación de cajas para determinar qué tipo de modificaciones se tienen que tomar para adaptar estas entidades a la realidad.

Ese debate, en el que habría que hablar entre otras cuestiones de si se otorgan derechos políticos a las cuotas participativas, según Olivas, "hay que hacerlo con cierta rapidez" para que las cajas se preparen en cuanto a las exigencias de recursos propios.

Durante la presentación de resultados del grupo, ha sido preguntado por la renovación de consejeros de Bancaja, sobre la que ha dicho que supone el "reflejo social que hay en la Comunidad Valenciana" y que el consejo de administración de la caja es "uno de los más pluralistas del sector".

Tras recordar que en este proceso electoral "no se han podido llegar a acuerdos" y como resultado hay un consejero más afín al PP, ha rechazado que "la Presidencia de la Generalitat" haya tenido alguna implicación en él.

Ganó un 27,34% menos tras destinar 1.141 millones a dotaciones

Bancaja obtuvo un beneficio neto atribuido de 251,1 millones de euros en 2009, lo que supone una caída del 27,34% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras destinar 1.141 millones de euros a provisiones, de los que 300 se realizaron de forma voluntaria como adelanto de las coberturas de riesgo.

De esta forma, se incrementaron un 51,5% las dotaciones durante el pasado ejercicio para ayudar a gestionar de forma más holgada en 2010 la cobertura de la morosidad y el saneamiento de los activos, en base a un criterio de "máxima prudencia" para afrontar el nuevo año.

La morosidad de la entidad cerró el año en el 4,59%, frente al 4,05% del pasado ejercicio, y la cobertura alcanzó el 54,49%, frente al 58,24% en 2008.