A fondo

Google y su asignatura pendiente de ser 'social'

Sergey Brin, cofundador de Google, durante la presentación del Google Buzz.
Sergey Brin, cofundador de Google, durante la presentación del Google Buzz.

Google anunció este martes un nuevo producto que añade capacidades de redes sociales a su Gmail. Su nombre es Google Buzz y permite a los usuarios de su servicio de correo compartir con sus contactos actualizaciones de estado, fotos, vídeos, audio y enlaces. Buzz da la posibilidad a quien tenga una cuenta en Gmail de poder iniciar y mantener conversaciones con los amigos y publicar comentarios abiertos a toda la comunidad de internautas o limitados a una red de contactos.

Google ha puesto en marcha un movimiento estratégico para resolver su gran asignatura pendiente: el buscador se había quedado fuera de algo que hoy es clave para ser un gran líder en internet: poder manejar e indexar la web en tiempo real. Es decir, el famoso "¿qué está pasando?" de Twitter y Facebook.

La compañía ha intentado varias maniobras para atajar ese problema, entre otras compró la empresa Jaiku para competir con Twitter, el rey del real time web, sin éxito. También ha querido crear una red social a escala global, Orkut, pero salvo en Brasil e India, ha sido superada por Facebook.

La compañía busca una nueva vía para no quedar fuera de la web en tiempo real

GOOGLE 1.347,83 -0,18%

Quizás por ello Google ha decidido contraatacar el éxito de Facebook (que ya suma 400 millones de usuarios en el mundo) y de Twitter (con 75 millones de seguidores) no lanzando un servicio igual a ellas -algo que en opinión de muchos expertos sería un auténtico suicidio-, sino apostando por una herramienta integradora. Google vende Buzz como un punto neutro donde el usuario puede concentrar mucha de su actividad en diferentes redes. Como un agregador de contenidos personales multimedia. De hecho, ya es compatible con Youtube, Picasa, Flickr, Twitter y otros.

En realidad Buzz no es una red social, pero sí una herramienta de socialización que permitirá hacer a la gente muchas de las cosas (por no decir todas) que hace en las redes sociales.

Google quiere evitar con ello que su movimiento estratégico sea tildado de ataque directo a Facebook (que, por cierto, aún no es compatible con Buzz). Pero, si se mira la letra pequeña de la nueva apuesta de Google, sí lo es, porque aunque la intención del buscador con Buzz no sea la de que los usuarios dejen de usar los otros servicios rivales, sí persigue que éstos pasen la mayor parte de su tiempo en internet dentro de los servicios de la propia Google. Al final todos -Google, Facebook, Yahoo, Microsoft- compiten por el tráfico, por la publicidad. Y una cosa lleva a la otra, y Buzz es una pieza más para amasar más audiencia.

El movimiento de Google es, además, claramente defensivo. La medidora de audiencias Hitwise muestra que durante 2009 la proporción de tráfico online que Facebook envió a los medios en EE UU se triplicó hasta el 3,52%, mientras el porcentaje de Google News permaneció estable en el entorno del 1,4%. Algo hasta hace poco impensable. Tampoco Facebook es una herramienta de correo o de blogs y, sin embargo, muchas personas así lo utilizan, con el consiguiente perjuicio para los líderes clásicos de internet. Y, por si fuera poco, según TechCrunch Facebook, podría estar preparando un servicio que permitiría a sus usuarios enviar correos a cualquier dirección de e-mail con su nombre de usuario y bajo el dominio @facebook.com. Un proyecto que rivaliza con Gmail, Hotmail (de Microsoft) y el servicio de correo de Yahoo. Así que la palabra clave para todos es coopetición.

Esta vez va la vencida

De hecho, Yahoo y Microsoft también han integrado servicios similares, y el éxito ha sido limitado.

Así que la cuestión está en ver si Google será capaz de tomar un papel protagonista en el terreno social de internet. La respuesta no es fácil, porque habrá que esperar a ver el grado de adopción del nuevo Buzz por parte de los usuarios. Pero hay algo de lo que no cabe duda: Google presta cada vez más atención a su estrategia de web social y lleva meses fichando a veteranos especialistas en redes sociales. Entre ellos figuran Chris Messina, Will Norris y Joseph Smarr. La apuesta es clara; el resultado habrá que verlo.