El precio mínimo rondaría los 200 millones

Sos prevé recibir una docena de ofertas por su división arrocera

El grupo Sos prevé recibir una docena de ofertas de compra por su división arrocera. La mitad de ellas procederían de grupos industriales de España, Italia o Estados Unidos, mientras que el resto serían propuestas de firmas de capital riesgo. Aunque el precio de venta es una incógnita, podría tener un tope mínimo de unos 200 millones de euros.

Sos empieza a ver más claro el futuro de su división arrocera. Al menos ha comenzado a perfilar quiénes son los posibles interesados en la que será la mayor desinversión de la empresa presidida por Mariano Pérez Claver.

Si se cumplen las previsiones del grupo de alimentación, en los próximos meses llegarán a mesa de Sos alrededor de 12 ofertas de compra, según auguran fuentes cercanas a las negociaciones. En concreto, señalan que la mitad de las propuestas procederían de grupos industriales y el resto de firmas de capital riesgo que ya han mostrado su predisposición por una división que consideran rentable.

Entre las empresas que se interesan por el negocio de arroz están Ebro Puleva, Riso Gallo o Euricom. Las dos primeras son empresas marquistas que lograrían ampliar su cuota de mercado tanto en España como en Holanda Portugal y Estados Unidos gracias a los activos que aporte Sos en su desinversión. En cuanto a Euricom, el grupo italiano es la matriz de la valenciana Arcesa que está centrada sobre todo en la producción de marca blanca para cadenas de distribución como Carrefour o Dia.

DEÓLEO 0,03 -9,21%

Sin embargo, fuentes cercanas a Sos apuntan que no sólo se pueden recibir ofertas en firme por parte de grupos mediterráneos, sino también de empresas industriales de EE UU e incluso de Asia, en concreto de Tailandia.

Por el momento, sólo está abierto el plazo para presentar ofertas preliminares, es decir, no vinculantes. Pero dentro de la compañía de alimentación tienen bastante claros cuáles pueden ser los términos que debe tener, como mínimo, la propuesta que se haga con el control de la actividad arrocera. No en vano, Sos no realiza la desinversión por capricho. El grupo tiene que contentar al medio centenar de bancos acreedores con los que está negociando la reestructuración de su deuda, que ronda los 1.300 millones de euros. Por ello, la venta de su división arrocera es un paso fundamental, ya que es el negocio que más caja puede aportar. En concreto, Sos habría puesto un precio mínimo cercano a los 200 millones de euros, según apuntan las citadas fuentes. Por encima de esa cifra, los bancos acreedores estarían satisfechos.

Por el momento, tanto Sos como las entidades financieras están a la espera de otras tres desinversiones de menor calado, como el negocio de salsas Louit, el de dátiles y una almazara en Marruecos.

La operación puede prorrogarse varios meses

Sos acaba de comunicar esta misma semana que ha puesto en circulación el cuaderno de venta de su división arrocera. Pero el proceso no va a cerrarse, previsiblemente, a corto plazo. Una vez se presenten las primeras ofertas, tendrán que descartarse aquéllas que no se ajusten a los intereses de Sos y, sólo entonces, se abrirá el plazo para presentar ofertas vinculantes. Esta operación de desinversión, en circunstancias normales, conllevaría meses. Sin embargo, Sos tiene pendiente lograr un acuerdo definitivo de reestructuración con la banca acreedora, con la que tiene firmado un stand still, es decir, hasta el próximo 15 de marzo sólo abonará los intereses de la deuda y no el principal. Por lo tanto, el cierre de la desinversión podría prorrogarse hasta después de cerrar el pacto con las entidades financieras.