Algunas entidades se resisten a adherirse

Reyal y Colonial ultiman pactos con la banca para cerrar su refinanciación

Las inmobiliarias Reyal y Colonial, que juntas suman una deuda cercana a los 11.000 millones, ultiman acuerdos con la banca para refinanciar y mantener la actividad. En ambos casos todavía hay entidades que se resisten a firmar el plan de refinanciación planteado.

Refinanciar o morir. Reyal y Colonial, las mayores inmobiliarias cotizadas españolas junto con Metrovacesa, ultiman estos días un acuerdo sobre la refinanciación de su deuda con la banca acreedora que permita a ambas mantener la actividad y eludir el concurso de acreedores. No obstante, de acuerdo a fuentes financieras consultadas, todavía hay algunos bancos que se resisten a adherirse al plan de refinanciación planteado por cada una de las inmobiliarias.

Las dos compañías enviaron ayer comunicados a la CNMV con información que apunta a cercanos acuerdos de refinanciación. "El consejo de administración de Colonial acordó en su reunión del día de ayer aprobar los términos y condiciones de la reestructuración financiera de la sociedad", informó la compañía presidida por Juan José Brugera. "La sociedad confirma que ha recibido de varias entidades financieras propuestas de compra de activos por importes significativos", comunicó la inmobiliaria presidida por Rafael Santamaría, "(...) estando previsto que el precio de compra se destine a la amortización parcial del crédito y a la financiación del nuevo plan de negocio".

Los anuncios de ayer impulsaron el valor en Bolsa de las compañías: Reyal subió un 6,77% cerrando a 3,55 euros por acción; el valor de Colonial se incrementó un 1,19%, hasta los 0,17 euros, tras subir el martes un 9,8%.

COLONIAL 5,99 0,08%

Colonial y Reyal tuvieron que añadir en sus respectivos comunicados que los anuncios no significan que se haya firmado ya un acuerdo de refinanciación. La deuda de Colonial ascendía a septiembre de 2009 a 6.400 millones y la de Reyal Urbis a 4.477,6 millones, según informaron a la CNMV.

Colonial, más cerca de firmar

De acuerdo a las fuentes financieras consultadas, en el caso de Colonial el acuerdo para refinanciar la deuda está más cercano después de que Royal Bank of Scotland, Eurohypo y Calyon y los fondos Colony y Orion hayan dado su visto bueno al plan de refinanciación planteado. æpermil;ste contempla una ampliación de capital de 1.600 millones que asumirá la banca acreedora -con lo que las entidades mencionadas, La Caixa y Banco Popular controlarán la mayoría del capital de la inmobiliaria-, y la creación de una sociedad que absorberá los activos de suelo, valorados en cerca de 1.000 millones de euros.

"Todavía hay algún banco con menos deuda que se resiste a firmar ese plan de Colonial, pero creemos que se hará en breve", comentan las fuentes financieras consultadas. Colonial preveía haber cerrado la refinanciación de su deuda a finales de 2009, según comunicó a la CNMV con motivo de sus resultados al tercer trimestre del pasado año.

En el caso de Reyal las fuentes consultadas explican que la operación de venta de activos por 400 millones de la que se informó ayer se refiere a un acuerdo tomado en noviembre y que depende en todo caso de un acuerdo para refinanciar la deuda. "BBVA es el banco que ahora se resiste más a firmar en Reyal, pero se sigue negociando con ellos", aseguran las fuentes. "No entendemos la subida en Bolsa de la acción de hoy ayer de Reyal", dijeron. El capital flotante de Reyal es inferior al 10%; Santamaría controla el 83,1% del capital.

Metrovacesa negocia una deuda de 6.200 millones

La primera inmobiliaria española cotizada, Metrovacesa, está inmersa también en un proceso de negociación para refinanciar su deuda. La deuda de la compañía asciende a 6.202 millones de euros, según informó a la CNMV con motivo de sus resultados hasta septiembre de 2009. Metrovacesa únicamente ha informado que se encuentra en "un proceso de refinanciación", si detallar plazos ni condiciones. En el caso de Metrovacesa se da la paradoja que sus principales accionistas son también sus grandes acreedores. BBVA, Santander, Sabadell, Popular, Caja Madrid, La Caixa y Barclays controlan la mayoría del capital de la inmobiliaria. La familia Sanahuja, que llegó a tener más del 80% del capital, negoció intercambiar deuda por acciones de Metrovacesa con la banca acreedora; en la actualidad Román Sanahuja, ex presidente de la empresa, tiene el 17%. Al igual que Reyal, Metrovacesa tiene un escaso porcentaje de capital flotante en Bolsa, inferior incluso al 5% lo que provoca agresivas fluctuaciones de su valor ante rumores o informaciones de refinanciación de deuda. La familia Sanahuja llegó a gestionar una deuda aproximada de 5.000 millones de euros procedente de los créditos que logró para comprar acciones de Metrovacesa y desbancar de la presidencia a Joaquín Rivero, hoy presidente de la inmobiliaria francesa Gecina, en la que Metrovacesa controla el 27% del capital. En la actualidad Vitalino Manuel Nafría es presidente del consejo de administración y Eduardo Paraja consejero delegado. Metrovacesa registró hasta septiembre de 2009 unas pérdidas de 788,7 millones de euros y unos ingresos de 508,7 millones.

Las compras de 2006

Operaciones y deuda

Reyal. Al frente de Reyal, Rafael Santamaría lanzó una opa por Urbis por más de 3.000 millones. Reyal Urbis tiene ahora una deuda de casi 4.500 millones.

Colonial. Con Luis Portillo como presidente, la compañía lanzó una opa por Riofisa por 2.000 millones y compró el 15% de FCC por 1.530 millones. La deuda de la inmobiliaria era de 6.400 millones en septiembre de 2009.