Mensaje de normalidad en la gestión

Sos lanza una nueva marca de arroz en plena venta del negocio

Sos ha lanzado al mercado una nueva enseña de arroz. Un movimiento que pasaría desapercibido si no fuera porque ya ha puesto en marcha la venta de esta división. El nuevo arroz, Sos Bomba, se enmarcará en un segmento dominado por la marca del distribuidor.

El grupo Sos va a lanzar al mercado una nueva marca de arroz denominado Sos Bomba. Este movimiento no tendría prácticamente ninguna trascendencia de haber ocurrido hace sólo unos meses. Sin embargo, el anuncio se ha producido tan sólo unas horas después de que Sos confirmara que ha puesto a la venta de forma oficial su negocio de arroz.

El lanzamiento de una nueva marca puede hacer dejar entrever que Sos no tiene prisa por vender esta división. Además, podría tratar de recalcar que sigue apostando por esta unidad de negocio y que no ha dejado su gestión en un segundo plano. No en vano, Sos asegura que con este movimiento "continúa ampliando su gama de arroces con el objetivo de seguir dando respuesta a las demandas de los consumidores".

En cuanto al producto en sí, Sos Bomba es un arroz tradicional. Es decir, una variedad dentro del segmento de arroz redondo donde las marcas de los distribuidores copan buena parte del mercado. Fuentes del sector apuntan que en esta variedad supone más del 55% del mercado en volumen y el 41% en valor.

DEÓLEO 0,02 -7,48%

De hecho, la relevante presencia de la marca blanca dentro del segmento del arroz podría ser uno de los determinantes a la hora de decidir la venta de la división del grupo presidido por Mariano Pérez Claver. Por ejemplo, en arroz redondo Sos copa cerca del 20%.

Mientras, el grupo Ebro Puleva (uno de los posibles candidatos que ya ha confirmado su interés por la división de Sos) alcanza en este segmento cerca del 17%. Es decir, entre los dos principales grupos arroceros de España no lograrían alcanzar la cuota de mercado de la marca blanca. Además, en arroz largo el control de la marca blanca es muy superior, ya que llega a superar el 90% en volumen.

Respecto a cómo se desarrollará la desinversión, Sos apuntaba el pasado lunes a la CNMV que el encargado de gestionar la operación y elegir al futuro comprador, o compradores, será el banco de inversión Credit Suisse. Por el momento, el grupo de alimentación ha dejado claro que la venta incluirá todos sus activos en España, Estados Unidos y Holanda. Sin embargo, aún tiene pendiente llegar a un acuerdo con su socio en Portugal, el grupo Saludaes. Sos posee el 55% de esta filial, por lo que no sería descartable que la filial pase a manos lusas en un 100%.

No hay que olvidar que Sos vendió hace sólo unos días el Proyecto Tierra de olivar intensivo al grupo portugués Sovena, en una operación valorada entre 80 y 100 millones de euros. Por el momento, la valoración de la división de arroz es una incógnita, aunque el mercado ha llegado a especular con que podría alcanzar los 300 millones.

La acción sigue sin remontar el vuelo en 2010

Los últimos movimientos de Sos no han tenido un efecto positivo para la acción del grupo de alimentación. En el último año, la compañía propietaria de marcas como Koipe y Carbonell ha perdido más del 76,8% de su capitalización. A cierre de ayer Sos cotizaba a 2,21 euros la acción. Los títulos entraron en una espiral bajista cuando se hizo pública la presunta estafa de su ex presidente Jesús Salazar, que habría desviado cerca de 230 millones de euros a una sociedad controlada por su familia. Sin embargo, durante los primeros días de 2010, la acción de Sos parecía haber cambiado de tendencia y tras rebotes que llegaron al 20% y llegó a alcanzar los 3,00 euros por título. A la espera de que se materialicen nuevas desinversiones (por ahora sólo ha cerrado la venta del Proyecto Tierra, aunque ultima nuevos movimientos) los analistas siguen recomendando la venta de títulos. Por ejemplo, los últimos informes de Alpha Value, Ibersecurities o BPI recomendaban la venta de acciones de Sos.