La crisis obligará a "serios sacrificios a todos"

Zapatero anuncia que prorrogará por seis meses más la prestación de 426 euros a parados

Mensaje para los mercados -"Vamos a cumplir nuestro plan de austeridad"- y, al mismo tiempo, señales conciliadoras para los sindicatos: "Vamos a mantener las conquistas sociales". Con estas recetas básicas ha comparecido esta mañana José Luis Rodríguez Zapatero ante diputados y senadores socialistas.

Zapatero ha anunciado en esta reunión, celebrada en el Senado, que el próximo viernes el Consejo de Ministros aprobará la prórroga por otros seis meses de las ayudas de 426 euros que el Gobierno concede a los parados que hayan agotado sus prestaciones por desempleo. Hasta ahora se han beneficiado de estas ayudas 300.000 parados "y ahora vamos a incorporar a otros 200.000", ha anticipado el presidente.

Su discurso ante el grupo parlamentario ha tenido mensajes para los mercados y también para los sindicatos, los dos vectores entre los que se mueve últimamente la estrategia del Gobierno para intentar superar la crisis respondiendo a las exigencias de las agencias de rating y, al mismo tiempo, sin alterar lo que Zapatero llama la "paz social".

El presidente sostuvo que la reestructuración del sistema financiero en España "no tendrá costes para el erario público" porque "es uno de los más sólidos de los países desarrollados" y las "entidades más débiles" sólo suponen, añadió, "el 10% del conjunto del sistema". Zapatero menospreció la reciente caída de las Bolsas al recordar el periodo reciente "con subidas del 28%" en 2009 y los "movimientos especulativos" que agitan los mercados. En este ámbito, se mostró partidario de abordar estos problemas dentro de las reformas pendientes en la regulación y supervisión de los sistemas financieros.

Zapatero se declaró "optimista" sobre la salida de la crisis este mismo año, aunque la recuperación del empleo se retrasará en el tiempo, admitió. "La solvencia de nuestro país es evidente, la recuperación económica va a ser sólida y sus mejores aliados serán los agentes sociales, junto con las fuerzas políticas que quieran colaborar" En este contexto, valoró el pacto salarial alcanzado por empresarios y sindicatos y emitió un mensaje de confianza sobre la voluntad del Gobierno de cumplir con su plan de ajuste presupuestario. "Es riguroso y vamos a cumplirlo", dijo, tras confesar también que para ello "será imprescidible la colaboración de todas las administraciones públicas".

A los diputados y senadores socialistas, muchos de ellos militantes de UGT, Zapatero les reiteró su voluntad de compatibilizar la salida de la crisis con el mantenimiento de la "paz social". El documento de reforma laboral presentado el viernes a sindicatos y empresarios, señaló, "es un documento pacificador" que tiene como objetivo primordial frenar la temporalidad y apostar por los contratos indefinidos. "Preservar la paz social sigue siendo un objetivo fundamental del Gobierno y sólo se lograrán acuerdos con valor añadido si se trabaja para garantizar esta paz social", añadió el presidente.

A juicio de Zapatero, "hay que mantener las conquistas sociales cuando las cosas van mal" porque para salir de la crisis "no vamos a alterar nuestro modelo social, a pesar de que obligará a serios sacrificios de todos".

El presidente no profundizó en la polémica abierta sobre el futuro de las pensiones y sólo se refirió a ella para advertir que la iniciativa responde al Pacto de Toledo, aunque es voluntad del Gobierno garantizar "la solidez del sistema en el horizonte de 2025 o 2030".

Zapatero concluyó recomendando a su grupo parlamentario "responsabilidad, tenacidad y temple", consciente de que los últimos tropiezos del Gobierno han sembrado el nerviosismo en sus filas.