Ocio

Toda la publicidad vendida en la Super Bowl

El descenso en los precios logra compensar ausencias significativas

Un estudio de Venables Bell señala que el 66% de los espectadores de la Super Bowl del año pasado recuerda cuál fue su anuncio favorito de la retransmisión. En cambio, sólo el 39% recordaba quién fue el equipo ganador. Sólo es una prueba más de la importancia que en Estados Unidos se da a los 60 comerciales que se emitirán el domingo durante el partido decisivo de la liga estadounidense de fútbol americano (NFL), que este año medirá en Miami a los Indianápolis Colts y los New Orleans Saints.

El precio de los anuncios de 30 segundos oscila entre los 2,5 y los 3 millones de dólares, con una media de 2,8 millones (dos millones de euros). Ese precio supone la primera rebaja desde hace dos décadas, ya que el año pasado la media se situó en torno a los 3 millones de dólares. La crisis no sólo ha motivado esa bajada, sino también la ausencia de algunos anunciantes tradicionales como Pepsi, FedEx o la totalidad de los fabricantes de automóviles estadounidenses. Pese a ello, la CBS anunció el pasado lunes que había vendido todos los espacios disponibles para llegar a una audiencia estimada de 95 millones de espectadores en Estados Unidos y otros 25 en el resto del mundo.

Por otra parte, los spots no sólo tienen impacto en su emisión, sino también en términos de expectación durante las semanas previas. Incluso aunque sean rechazados, como ha ocurrido con dos en esta ocasión: uno de la página web de contactos para gays ManCrunch, y otro de la empresa de mensajes de texto KGB en el que podía verse a personajes con la cabeza metida dentro de su propio culo, que se ha convertido en éxito de Youtube. Las críticas han arreciado porque en cambio la CBS aceptó uno del grupo fundamentalista cristiano Focus on the Family, según algunas fuentes relacionado con ataques terroristas a clínicas abortivas, y cuyo contenido se ha mantenido en secreto.

Un 66% recordaba su anuncio favorito. Al campeón, un 38%

Entre las iniciativas curiosas de la jornada, puede citarse por ejemplo la de Frito-Lay's, la marca de aperitivos propiedad de Pepsi, que pagará la creatividad de sus anuncios según el éxito que cosechen en el Medidor de la Super Bowl creado por el diario USA Today.

Coca-Cola, por su parte, ha organizado en Facebook una campaña de donaciones a una ONG en la que los participantes reciben como premio poder ver sus anuncios horas antes de su emisión. Uno de ellos está protagonizado por personajes de Los Simpsons.

En cuanto al partido en sí, enfrenta por primera vez en 16 años a los dos favoritos al título, según los rankings previos a las eliminatorias, y tiene al quarterback de los Colts, Peyton Manning, como estrella. El espectáculo del intermedio, otro motivo de expectación, contará con la actuación de The Who.

La cifra

2,8 millones de dólares, dos millones de euros, cuesta por término medio un spot de 30 segundos en la Super Bowl de este año.