Libros

El boca a boca sigue creando best sellers inesperados

Ni los nuevos medios de distribución que abre el libro electrónico en el horizonte ni la realidad de las ventas masivas de los fenómenos internacionales han conseguido apagar la principal vía para la creación de éxitos literarios: el boca a boca. Esta temporada triunfan por este medio las primeras novelas de autores desconocidos, sin pedigrí literario, pero que ya han sumado decenas de miles de ejemplares y se han colado en las listas de los más vendidos entre colegas de postín.

Por los 150.000 libros vendidos anda ya El tiempo entre costuras (Temas de Hoy), obra de debut de la profesora universitaria María Dueñas, residente en Cartagena y totalmente ajena, por tanto, a los cenáculos habituales. La 14 edición lanzada esta semana es de 30.000 ejemplares más.

La novela combina espionaje y romance con el retrato de un personaje histórico, el diplomático que organizó las tropas moras de los sublevados en la guerra civil, Juan Luis Beigbeder. Aunque la protagonista es Sira Quiroga, una joven modista enfrentada a un destino inesperado, y que llega a conocer al propio Franco.

Aún más inesperado es el éxito de Fin, de David Monteagudo. Un lucense de 47 años que trabaja por las mañanas en una fábrica de cajas de cartón de Torrelavit, y que por la tarde escribe. Tiene una docena de novelas concluidas, desde que empezó a escribir hace ocho años, pero hasta hace unos meses no había publicado.

Lo consiguió, casi casualmente, tras abordar al escritor Jordi Llavina, al que no conocía previamente. æpermil;ste, entusiasmado por la lectura, le recomendó a Acantilado, una editorial de prestigio que publica sobre todo a clásicos injustamente postergados. Lleva 30.000 ejemplares vendidos y asegura que seguirá en la fábrica salvo que las otras dos novelas que le ha comprado la editorial tengan un éxito suficiente.

En catalán, la novela que desbancó a Stieg Larsson de su reinado de meses como el autor más vendido fue Olor de Colònia, de Silvia Alcàntara, debutante literaria de 64 años que aprendió el catalán ya adulta. La historia, sencilla y sentimental, se desarrolla en una colonia textil de los años cincuenta. También ha superado las 30.000 copias.