Botín defiende las últimas medidas del Gobierno

Santander bate previsiones gracias a Brasil y Reino Unido

Grupo Santander batió las previsiones de los analistas al cerrar 2009 con un beneficio atribuido de 8.943 millones de euros, un 0,75% más que un año antes, con lo que se convierte en uno de los tres primeros bancos del mundo por ganancias, incluidos los chinos. Este resultado se obtiene tras destinar a provisiones 9.458 millones, de los que 2.587 millones son voluntarios. Su presidente, Emilio Botín, defendió ayer las últimas medidas anunciadas por el Gobierno.

Santander cumple previsiones en el primer semestre
Santander cumple previsiones en el primer semestre

La rueda de prensa correspondiente a la presentación de resultado de 2009 de Santander comenzó a las 12 horas, con una caída en picado de las acciones de Santander desde el día anterior, contagiado por el nerviosismo de los mercados por la situación de la economía española. Pese a ello, Botín comenzó su intervención infundiendo optimismo.

"Estoy acostumbrado a las malas noticias. Pero si esperan que esto ocurra aquí se equivocan. Sólo van a recibir buenas noticias del Grupo Santander".

Pese a este arranque de entusiasmo motivado por haber batido las previsiones de los analistas y cumplido objetivos, la acción de Santander no logró remontar y cerró con una caída del 9,40%. En su intervención, el banquero, que intentó no perder el sentido del humor en la rueda de prensa, calificó los resultados del grupo de "excelentes. Los mejores de la historia del banco", al obtenerse en un entorno muy complicado. "Son resultados recurrentes, ordinarios y sin incluir extraordinarios", remarcó.

SANTANDER 3,09 -0,53%

El grupo ganó 8.943 millones de euros -más del doble que BBVA- y destinó 2.587 millones de las plusvalías registradas el pasado ejercicio a provisiones voluntarias como medida preventiva ante las dificultades del presente ejercicio y para reforzar el saneamiento de su cartera de inmuebles. Así, de esta cantidad, 1.500 millones fueron a parar a reforzar su fondo para insolvencias genéricas, que ya suma 6.727 millones, colchón que le permite cubrir la morosidad prevista para este año y el siguiente.

Para sanear su cartera de inmuebles adjudicados destinó 814 millones, con lo que ya acumula 1.368 millones a este capítulo. Santander ha ido adquiriendo inmuebles por impagos por 4.303 millones cuyo valor se sitúa en la actualidad en 2.936 millones. Esto supone que el grupo podría asumir una depreciación del 32% del valor de dichos inmuebles sin impacto en los resultados del banco, explicó ayer el consejero delegado, Alfredo Sáenz.

Además, provisiona otros 269 millones en Metrovacesa tras reducir el valor de su acción a 25 euros -la última tasación de la compañía ha fijado su valor en 34,9 euros por acción-.

Santander fue el pasado año el banco más activo en España en la adjudicación de inmuebles por impagos y en la concesión de créditos a promotores, pese a todo la morosidad de estos préstamos está por debajo de la media del sector.

Los créditos destinados a la actividad inmobiliaria del banco en España, incluyendo los de su filial Banesto, se elevan a 31.600 millones, de los que 14.600 millones corresponden a préstamos promotor. Mientras que los otros 17.000 millones se reparten entre créditos al sector turístico, a centros comerciales, actividades patrimoniales, compañías de seguros y desarrollos de empresas de corporaciones locales y autonómicas, explicó Sáenz.

La morosidad en el conjunto de esta actividad es del 5,7% y su cobertura se eleva al 77%, mientras que para el segmento específico de los promotores, la tasa de impago es del 7,9%, con una cobertura del 61%. La mora global del grupo es del 3,24%, porcentaje muy por debajo del 4,5% que preveía inicialmente Santander para el ejercicio.

Sáenz añadió que Santander dejó de adquirir activos inmobiliarios en el último trimestre. Y aclaró que la filial Banif Inmobiliaria, que ha congelado los reembolsos a los partícipes, trata de vender "poco a poco" los inmuebles. Además, defendió que actúa de acuerdo al mercado, porque no prevé "tirar los precios" y cuenta con asesores para operar.

Botín fue tajante al rechazar que la banca española necesite ayudas públicas para afrontar los créditos concedidos a promotores ante las posible aumento de impagos de este sector, como defendió el presidente de la Asociación Hipotecaria Española, Santos González, que curiosamente es un prejubilado del Grupo Santander.

Botín volvió ayer a insistir en que el grupo aprovechará las oportunidades que se presenten en el mercado para crecer con compras, como en Reino Unido o Estados Unidos. La estrategia del banco de ganar dimensión y diversidad geográfica a través de compras forman parte ya de su ADN, a tenor de los buenos resultados que le están proporcionando.

El banquero, de hecho, presumió de que el grupo espera que las adquisiciones en Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Brasil generen este año unos resultados próximos a los 2.300 millones de euros, y 3.000 millones el próximo ejercicio 2011. Estos cuatro países aportaron ya a la cuenta de resultados del pasado año 1.545 millones de euros. Brasil supone ya el 20% de los beneficios, su filial británica, Abbey, el 16%, la red comercial en España el 26% y perdiendo peso, Latinoamérica -sin Brasil- el 16%, el resto de su banca comercial europea el 11%, con Alemania a la cabeza y los negocios globales en Europa otro 11%.

En Estados Unidos se espera que Sovereign aporte 1.150 millones de dólares -830 millones de euros- el próximo año. "Sovereign será el Abbey americano", resaltó Botín. La filial estadounidense cerró 2009 con unas pérdidas de 25 millones.

Como es ya tradicional en las intervenciones anueales de Botín aprovechó para expresar su opinión sobre la trayectoria económica española y aportar alguna que otra receta al Gobierno. En esta ocasión, y ante el escepticismo de los mercados ante las medidas económicas del Ejecutivo, Botín salió en su defensa. "El Gobierno ha anunciado medidas que desmuestran su determinación para afinazar la recuperación y lograr un crecimiento sostenible tales como: la reducción del gasto del Estado en 50.000 millones de euros, el 5% del PIB hasta 2013, la propuesta de reforma del sistema de pensiones, y la propuesta de reforma de la negociación colectiva. Estas medidas son las más importantes anunciadas en los últimos años. Supone compromisos cuantificables, establecen plazos concretos, y me parecen necesarias y oportunas", recalcó.

Y fue más lejos al destacar "la fortaleza y solidez de España". Cree que desde el segundo trimestre el país ya habrá salido de la recesión.

Más grande qu eel PIB de España

Santander ya es más grande que la economía española. El banco llevaba algún tiempo rondando esta barrera. Finalmente, la ha atravesado. El grupo que preside Emilio Botín acumulaba al cierre del pasado ejercicio activos valorados en 1,11 billones de euros. El PIB español, entre tanto, se situó al cierre del tercer trimestre en 1,06 billones, según el Banco de España. Además, Santander administra recursos por 1,25 billones.

Comparar "al Madrid con el Alcoyano"

Emilio Botín volvió ayer a utilizar el símil futbolístico para restar hierro a las declaraciones del comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, quien aseguró el miércoles que España y Grecia comparten problemas "Es como hacerlo con el Real Madrid y el Alcoyano", porque España es un país sólido que cuenta con "un nivel de vida fenomenal" y el Gobierno español está adoptando medidas "que van en la buena dirección", afirmó el banquero. Bruselas ha decidido someter a estrecha vigilancia la deuda griega, lo que ha revolucionado al mercado y ha comenzado a comparar España con Grecia. El director general financiero de Santander, José Antonio Álvarez, aseguró que existe cierto nerviosismo en los mercados financieros a raíz de la sostenibilidad de la deuda de algunos países, pero rechazó que la situación española y griega sean similares.

Botín bromeó sobre su posible salida del banco y la propuesta del Gobierno de retrasar la jubilación a los 67 años. Con 75 años, el banquero bromeó al afirmar que "cuando tenga 67 pensaré si me jubilo" .

El dividendo de 2009 cae un 7,8%

La red Santander ganó en España 2.012 millones, un 5,5% más. Pese a este resultado, el país pierde peso en lel grupo. Esta tendencia se incrementará durante los próximos ejercicios, sobre todo por la actual situación economía española y que influirá en el negocio bancario como mínimo dos años. El crédito del banco en España cayó un 5%, mientras que los depósitos subieron el 24,6%. Botín anunció un dividendo para 2009 de 0,60 euros por acción, con una caída del 7,8% (el 1 de mayo dará un dividendo complementario de 0,22 euros). En total, destinará 4.919 millones a retribuir a sus accionistas, un 2% más que en 2008. "Es la mayor cuantía aplicada a este concepto por cualquier entidad financiera del mundo", presumió Emilio Botín. Pese al cierre de oficinas que está realizando la banca española Santander mantendrá su red como fórmula estratégica diferenciadora. El core capital -principal indíce de solvencia- del grupo se sitúa en el 8,6%, comparable con todos los bancos europeos que han recibido ayudas públicas. Botín criticó las medidas de EE UU para la banca y pidió que no se extiendan a otros países.