Logra superar a Holanda

España se convierte en la filial de Vodafone con más clientes de contrato

La filial española de Vodafone se ha convertido en el farolillo rojo del grupo en los últimos tiempos. Sus ventas caen más que las de otras participadas, pese a que el descenso se contiene en el último trimestre. Pero hay un campo en el que destaca por encima de las demás en terreno positivo: su cartera de clientes de contrato, los de más valor, es la mayor del grupo.

Las Bolsas mundiales se tiñeron ayer de rojo y las operadoras de telecomunicaciones cayeron a plomo con ellas. Pero entre el mar de pérdidas hubo una compañía que destacó por sus ganancias. No sólo cerró con subida, sino que el alza fue sustancial, del 3,6%, la única nota positiva entre las grandes telecos europeas. La dueña de tan difícil hazaña en un día como el de ayer fue Vodafone, el líder mundial del móvil por ingresos. ¿Qué motivó su comportamiento? Sus resultados y, sobre todo, sus previsiones.

En un entorno obsesionado con el crecimiento, Vodafone lució un alza de ingresos del 10,3% en su tercer trimestre fiscal. Y en un momento en que la generación de dinero es clave, la operadora presentó una mejora del 15,6% en su flujo de caja libre. Para el futuro, además, las señales son buenas. Tras presentar unos resultados mejores de lo previsto, la compañía elevó ayer sus previsiones para el año, que cerrará en marzo, en generación de caja y ganancias.

Las cuentas del líder del móvil son el resultado de múltiples factores, como la mejora de la filial turca, del negocio en Reino Unido y Alemania y, sobre todo, de los países emergentes.

En este campo España ha ayudado poco. Es verdad que la caída de sus ingresos se ha frenado con respecto al primer semestre. En el tercer trimestre la filial cede un 6,8% en ingresos, hasta 1.469 millones, pero es que en la primera mitad del año caía el 7,5%. Eso sí, esa media parte de una bajada del 8% en el primer trimestre y del 6,8% en el segundo, así que se puede hablar de estancamiento. Y así lo resaltaron ayer los directivos de Vodafone en la conferencia con analistas posterior a los resultados: "No se ve una tendencia diferente en España con respecto al segundo trimestre".

Con estas cifras, España se convierte en la filial entre las grandes con peor comportamiento en ventas. Pero una cosa es la evolución financiera y otra la operativa. En esta última, Vodafone España ha conseguido algún logro, como mejorar la calidad de su cartera de clientes.

La compañía se ha estado centrando en España en captar y retener a los clientes de contrato, los de más valor, porque consumen más y tienen una ratio de infidelidad muy inferior a los de prepago.

En un trimestre, la firma ha captado 125.000 clientes de contrato, lo que ha elevado el porcentaje de abonados de este tipo sobre el total al 60,9%, gracias también a una limpieza en sus clientes de prepago. Con este salto, Vodafone España adelanta a la filial holandesa, que hasta ahora tenía el récord en este sentido, y se convierte en la participada del grupo con una mayor proporción de usuarios de contrato en su parque de clientes. Sólo está por delante la estadounidense Verizon Wireless, pero Vodafone no tiene el control de esta compañía, propiedad de Verizon en un 55%.

Por ahora, sin embargo, el alto peso de los clientes de contrato no se está notando mucho en las cuentas de la filial española. Los ingresos por servicios de voz móvil bajan un 9,3% en el trimestre, debido a la caída de los precios de terminación y de las tarifas en general. La facturación derivada de usuarios prepago vivió un muy mal trimestre, aunque un dato para el optimismo es que los ingresos por servicio de los abonados de contrato particulares subieron un 1%.

En términos generales, el negocio que peor le va a Vodafone es el de móvil, el más importante para ella. En banda ancha, sin embargo, las cifras son más positivas. La operadora ha captado 61.000 clientes de ADSL en tres meses y cierra 2009 con 581.000, sólo un poco por debajo de Jazztel.

La cifra

-6,8% cayeron los ingresos de Vodafone España en el tercer trimestre fiscal. Los del grupo, en cambio, repuntaron un 10,3%, por encima de las previsiones.

Limpieza de clientes de móvil y alza del tráfico

Vodafone acometió en octubre una limpieza de sus clientes de prepago en España. Ha cambiado el criterio de cómputo y ahora da de baja a un usuario cuando lleva 10 meses sin actividad, cuando antes esperaba hasta los 12 meses. Por ese motivo, 266.000 abonados han salido de las cuentas de Vodafone, lo que ha llevado la base de usuarios a 16,91 millones a final de año, 159.000 menos que tres meses antes.

Una nota positiva de los resultados, sin embargo, está en el tráfico que generaron los clientes de Vodafone. Por primera vez en cuatro trimestres, el consumo de voz crece, aunque la facturación es menor porque los precios también lo son. Este dato muestra que la caída del consumo de telecomunicaciones en España puede haber tocado fondo.

También han seguido creciendo los ingresos por servicios de datos, un 10,9%.