Análisis

El Ibex, víctima de la desconfianza de los mercados y del gran peso de la banca

El foco de atención de los inversores internacionales ha cambiado de Grecia a España. Además, los expertos creen que el elevado peso del sector financiero le está jugando una mala pasada al selectivo español.

Primero Dubai, luego Grecia y ahora la atención se ha centrado en España. "El foco de todas de las miradas internacionales están puestas en España y en sus movimientos. Esto va por modas", explica Soledad Pellón, analista de IG Markets. La experta cree que ahora le ha tocado el turno a España después de que parece que la situación de Grecia está algo más enderezada. Ayer se conoció que la Comisión tutelará el reajuste del país para salvar la credibilidad del euro.

Mientras, la visión de la economía española es más negativa en el exterior, lo que penaliza a la renta variable y también a la renta fija. "El desconcierto en España es mayúsculo. Las nefastas cifras de empleo, la constante pérdida de productividad, el incremento del déficit público, la pasividad de los sindicatos y fuerzas sociales, el descrédito internacional....y ahora la confusión sobre la reforma de las pensiones. Francamente, nuestra economía no ha cambiado demasiado de la que Ortega y Gasset presentara en su "España invertebrada"", explican los expertos de Oddo Securities.

Estas demoledoras palabras de la firma gala respecto a la economía española se unen a otras que se han ido sucediendo en los últimos días. Roubini, Krugman, Almunia.. "Está todo el mundo hablando mal de España, algo que se ha acrecentado en los últimos días y por tanto, los grandes inversores institucionales están saliendo de España y comprando en otras zonas como Francia y Alemana", explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

La solución a juicio de Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, pasa porque tanto España como Portugal tienen que convencer con sus planes de austeridad para que los inversores recuperen la confianza en el mercado español.

En cualquier caso, la experta considera que este es un buen momento para tomar posiciones en Bolsa española a través de sectores de corte defensivo. La analista no descarta que el Ibex pueda irse hasta los 10.100 puntos, nivel claro de compra. La experta mantiene los objetivos que tenían para el selectivo a principios de año ya que los fundamentales a su juicio siguen siendo buenos: resultados empresariales que están superando las previsiones de los analistas unido a unos datos macroeconómicos a nivel mundial buenos.

Por su parte, Victoria Torre, directora de analistas de Self Bank, ve como algo positivo el hecho de que las agencias de 'rating' todavía mantengan la calificación de la deuda española, algo que deberían tener en cuenta los inversores.

La ponderación de la banca

A los problemas que tiene la economía española se une el elevado peso que tiene en la Bolsa española el sector financiero, el más dañado en las últimas sesiones. El sectorial bancario del Stoxx 600 es el más penalizado en la jornada de hoy y el peso que tienen los bancos en el Ibex no lo tienen en ningún otro país. Aguirre recuerda que en el caso del selectivo españo supone un 40% del índice mientras que en el Euro Stoxx sólo se trata de un 20%.

Santander y BBVA perdieron ayer respectivos 3,8% y 4,1% y hoy parecen ir por el mismo camino. Soledad Pellón, de IG Markets, considera que el mercado no esperaba los resultados que registró BBVA la semana pasada por las elevadas provisiones que tuvo que realizar en el cuarto trimestre y temían que a Santander le pasara lo mismo. Las cuentas de la entidad cántabra han estado en línea pero el mercado desconfía del sector financiero. "Los inversores tienen miedo a que la morosidad se dispara y a que estos resultados no reflejan la realidad", apostilla Rafael Romero.