Reiteraron su 'importancia estratégica'

Sarkozy y Merkel escenifican su apoyo al A400M y su compromiso para alcanzar un acuerdo

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, mostraron hoy su apoyo al programa del avión militar A400M, en el que también participa España, por su "importancia estratégica", por lo que reiteraron su compromiso para encontrar un acuerdo.

En una rueda de prensa, con motivo de la cumbre franco-germana el mismo día en que los siete países europeos del A400M se reúnen en Berlín, Merkel afirmó que las negociaciones "deben continuar".

"Hemos acordado que éste es un proyecto de importancia estratégica, por lo que se debe hacer todo para encontrar una solución", dijo Merkel.

No obstante, ninguno de los dos mandatarios se refirió al sobrecoste que acumula el programa, tras más de tres años de retraso, y que asciende a 11.200 millones de euros adicionales sobre el presupuesto original, por lo que EADS reclama a los Estados participantes 6.400 millones de euros para continuar con el programa.

AIRBUS GROUP 133,00 -4,28%

Después de tres reuniones fracasadas, los representantes de EADS y de los siete países clientes del A400M, cuyo montaje final se realiza en la planta de San Pablo en Sevilla, se reúnen hoy en Berlín en una nueva ronda de negociaciones.

Fuentes cercanas a las negociaciones confirmaron que "se aprecia un mayor interés por llegar a un acuerdo rápido", y constataron que únicamente faltaría "cerrar la brecha entre lo que piden unos y otros".

No obstante, estas mismas fuentes apuntaron que dado el esfuerzo que se está realizando por ambas partes "finalmente se llegará a un acuerdo que convenga a todos".

España confía en cerrar un acuerdo pronto

Por su parte, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, aseguró hoy en Madrid que las negociaciones para alcanzar un acuerdo para el reparto del sobrecoste en el programa del avión militar A400M van "bien", por lo que vaticinó un "cierre muy próximo y absolutamente satisfactorio para las partes".

"El programa no está en riesgo, ni para el consorcio, ni para las naciones. Nadie se plantea abandonarlo. El debate es que el programa tiene un conjunto de desviaciones temporales y económicas cuyas causas son diversas, así como sobrecostes. Se está discutiendo cómo se asumen esos sobrecostes, como se reparten las responsabilidades, para garantizar una senda tan estable como sea posible hacia un programa que tiene por delante 14 ó 15 años de desarrollo", aseguró.

Los siete países clientes del A400M -Francia, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo, España y Turquía-, ya han manifestado estar dispuestos a aportar sólo 2.000 millones de euros adicionales para cubrir dichos costes.

El contrato vigente entre EADS y los siete Estados que participan del programa, firmado en 2003, incluye el pedido de 180 aviones para su entrega en 2009 a los países clientes por 20.000 millones de euros.