El acuerdo podría afectar de la competencia

Reino Unido pretende investigar la fusión entre Orange y T-Mobile

Las autoridades del Reino Unido pretenden asumir la investigación de la fusión entre las filiales británicas del móvil de France Télécom y Deutsche Telekom. Por ello, la OFT (por sus siglas en inglés) ha comunicado a la Comisión Europea que el acuerdo podría afectar de forma significativa la competencia en el país, lo que le lleva a solicitar que le transfiera el caso. La Comisión tiene previsto pronunciarse el 1 de marzo sobre esta solicitud.

El traspaso del caso al Reino Unido es del agrado de los grupos de consumidores y de rivales como Telefónica (propietaria de O2). El grupo resultante de la integración de ambas compañías crearía el mayor operador del país, con un 43% del total de clientes. O2 es el líder actual del mercado, con una cuota de mercado del 27,9%.