El ministro de Industria se reúne con la 'teleco'

El Gobierno italiano habla con Telecom Italia de la fusión con Telefónica

Con Telefónica dispuesta a intentarlo, la fusión con Telecom Italia está en las manos del Gobierno italiano. Tras las negativas iniciales, el discurso del Ejecutivo de Berlusconi cambió la semana pasada hacia una mayor apertura, hasta el punto de que hoy se sentará con Telecom Italia para valorar las opciones. Hay fuentes que dicen que ya lo están hablando.

La situación en Telecom Italia ha pasado el punto de no retorno. Puede que el final sea la fusión con Telefónica, como querría la empresa española, o que algo salte por el camino, pero hasta el Gobierno de Silvio Berlusconi ha empezado a admitir su derrota.

No hace mucho que un alto cargo aseguró que la presencia de Telefónica en el núcleo de control de Telecom Italia era un "grave problema que hay que resolver". En ese momento, todavía se pensaba en Roma que podría encontrarse un sustituto nacional a la operadora española. Ahora, el tono ha cambiado. Comenzó la semana pasada, cuando el viceministro de Comunicaciones, Paolo Romani, recordó que la red de Telecom Italia tendría que seguir siendo de propiedad nacional, pero admitió la posibilidad de la fusión. Y ha continuado en ese tono casi todos los días, hasta llegar a ayer, cuando se ha confirmado el día y la hora en que el Gobierno se sentará a hablar con Telecom Italia de sus proyectos de futuro, incluida la unión con Telefónica.

El tema, por tanto, no puede estar más sobre la mesa. El encargado de hablar será el ministro de Industria, Claudio Scajola, que se reunirá hoy por la tarde con el consejero delegado de Telecom Italia, Franco Bernabè, en una agenda con confirmación oficial.

TELEFÓNICA 6,14 -0,66%

Opciones estratégicas

Pero hay fuentes que aseguran que los contactos ya se han iniciado. Así lo aseguraba ayer la agencia Bloomberg, citando a una persona cercana a la situación. Según esta información, el Gobierno italiano está en conversaciones con Telecom Italia sobre las opciones estratégicas de la compañía, entre las que se encuentra la fusión con Telefónica. Las negociaciones están en una fase inicial y en ellas también se está tratando la propiedad futura de la red de telefonía fija de Telecom Italia, que el Gobierno quiere que permanezca en manos locales.

En este caso, fue el ministro de Asuntos Parlamentarios, Elio Vito, el que comentó la información sobre los contactos. Según explicó, aún no son tales, pero eso no le impidió adelantar que es sólo cuestión de tiempo: el Gobierno "tiene todavía que mantener conversaciones formales con Telecom Italia sobre la posible unión", afirmó.

Este cambio en la actitud del Ejecutivo viene motivado por la presión de los accionistas italianos de Telecom Italia, que quieren deshacer la inversión por las pérdidas, y por la mala evolución financiera y operativa de la operadora.

Fossati tienta a la española con mejoras en Brasil

El segundo mayor accionista de Telecom Italia, Marco Fossati, no sólo se ha demostrado en las últimas semanas favorable a una fusión entre la firma italiana y Telefónica -"tendría sentido industrial", ha asegurado-, sino que ayer se dedicó a venderle a la española los beneficios de esta operación.

"Una fusión total con Telecom Italia resolvería los problemas de Telefónica en Brasil", señaló Fossati, en una entrevista con la agencia Bloomberg.

Las dos compañías podrían crear una operadora integrada de telefonía móvil, fija y banda ancha, añadió, algo que ahora Telefónica no puede hacer porque comparte Vivo, su filial de móvil, con Portugal Telecom. En cambio, la española es dueña de una operadora de banda ancha y Telecom Italia de una de móvil.