La concesión a ICRR expira este año

Renfe tantea alianzas para entrar en la puja por la gestión de Eurostar

Renfe ha iniciado contactos discretos con posibles socios para entrar en la puja por la gestión del servicio de Eurostar, el tren veloz que une Londres y París por el túnel del canal de la Mancha, según fuentes del Gobierno. La concesión inicial desde 1998 de este servicio termina a final de año y está planteado el concurso de renovación.

Renfe tantea alianzas para entrar en la puja por la gestión de Eurostar
Renfe tantea alianzas para entrar en la puja por la gestión de Eurostar

Renfe puja alto en su carrera internacional. La operadora participa en un concurso en São Paulo (Brasil) y otro en Arabia Saudí. En Europa, avanza también en el proyecto de explotación conjunta con la francesa SNCF para la conexión con AVE entre Madrid y París. Ahora ha puesto en su punto de mira un proyecto bien conocido: el tren Eurostar que une Londres con París utilizando el túnel bajo canal de la Mancha.

La operadora española ha apuntado que uno de sus diez objetivos prioritarios hasta 2012 es ganar la concesión de explotación de una línea transnacional en Europa. El ministro de Fomento y el presidente de Renfe han pasado por Londres en los últimos meses para anunciar que la compañía está empeñada en participar en la actual renovación del ferrocarril británico.

La primera cita de gran trascendencia en la renovación del tren en el Reino Unido es el concurso del nuevo proceso de concesión de la explotación de Eurostar en los próximos meses cuya concesión inicial, que arrancó en 1998, termina a final de año y se está planteado el concurso de renovación.

Fuentes cercanas al Gobierno español y a las autoridades del tren británico, así como de compañías consultoras privadas que habitualmente acompañan a las empresas ferroviarias españolas en su expansión internacional, han asegurado a este diario que Renfe está buscando uno o varios socios con la intención de participar en el proceso de licitación para conseguir la gestión de Eurostar a partir de 2011.

Renfe optó ayer por no comentar esta nueva apuesta. "La operadora no hace comentarios sobre proyectos que aún no están sobre la mesa. En esta nueva etapa, el tráfico internacional es el terreno natural en el que va a desenvolverse el tren español. Como compañía con vocación de competir, no vamos cerrar la puerta ni a ese ni a ninguno de los otros proyectos que hay abiertos en el Reino Unido", dijo ayer un portavoz de Renfe.

Las dificultades y pérdidas acumuladas por el servicio Eurostar desde su nacimiento, así como la falta de transparencia en la estructura de propiedad ante las transformaciones imprescindibles para separar la propiedad de la infraestructura de la operación de los servicios ferroviarios de pasajeros en competencia, hacen que aún sea difícil predecir los perfiles que se definirán para el proceso de licitación. En teoría debería plantearse que la infraestructura pudiera estar abierta a la explotación en competencia por más de un grupo operador, pero este extremo no está asegurado hasta la fecha.

Cooperación transnacional

La realidad del sistema de infraestructuras y servicios de Eurostar tal como hoy lo conocemos se configuró a través de un complejo entramado de cooperación internacional formado por tres países: Gran Bretaña con un 40% articulado por la sociedad London and Continental Railways (LCR); Francia con un 55%, al que da servicio su empresa estatal de ferrocarriles SNCF; y por último Bélgica es propietaria del 5% restante, que también opera su empresa ferroviaria pública SNCB. Pero este triunvirato está en medio de un proceso de cambio que les llevará a convertirse en una sola empresa transnacional bajo el nombre de Eurostar Group.

La opción de que Renfe participe en la nueva estructura de gestión en una gran línea ferroviaria transnacional, se ve propiciado por el hecho de que a partir de enero de este año este tipo de tráficos de pasajeros intereuropeos está liberalizado. Las opciones de la compañía española están abiertas. Podría alcanzar algún acuerdo con los actuales socios del consorcio que opera Eurostar o buscar otra alternativa.

Más candidatos

El gigante alemán de la explotación ferroviaria Deutsche Bahn (DB) también ha mostrado su interés por entrar en la operación de los servicios AVE en el paso ferroviario bajo el canal de la Mancha, según afirmó el director ejecutivo de Eurotunnel, Jacques Gounon el pasado 20 de enero.

Déficit de 91 millones en 12 años

El servicio Eurostar está operado desde 1998 por el consorcio ICRR (Inter Capital and Regional Rail Ltd) cuyo contrato termina a finales de 2010. ICRR es un holding formado inicialmente por cuatro empresas: las británicas National Express (40%) y British Airways (10%); la francesa SNCF (35%) y la belga SNCB (15%). Durante estos años el servicio ha sido deficitario y el consorcio ha acumulado una deuda de unas 80 millones de libras (unos 91 millones de euros). De este déficit la privada británica National Express tendría que cargar con unos 32 millones de libras (unos 44 millones de euros), según una información del Financial Times. La complicada situación por la que atraviesa la compañía ha conducido a que el Estado británico se haya hecho cargo de la parte que tenía National Express en el consorcio ICRR, según han asegurado a este diario fuentes oficiales de esta compañía.

El presidente de Renfe, Teófilo Serrano, se siente listo para competir. El pasado noviembre, en una visita a Londres, afirmó que la operadora "está preparada para presentarse a los concursos ferroviarios que convocan países de Europa avanzados, como Reino Unido, Francia y Alemania para ceder la explotación de servicios". Eso sí, aseguró que Renfe sólo participará en aquellas operaciones que permitan conseguir beneficios para la empresa que preside.