2.700 millones para la reestructuración

Sebastián dice que la presidencia española apoyará una solución europea para Opel

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, aseguró hoy en el Parlamento Europeo que la actual presidencia española de la UE apoyará una "dimensión europea" para la viabilidad de la empresa automovilística Opel.

Sebastián presentó hoy ante la Comisión de Industria de la Eurocámara las prioridades de España para su semestre al frente de la Unión Europea (UE), y un eurodiputado le preguntó por el cierre de la fábrica de Opel en Amberes (norte de Bélgica), que General Motors (GM) Europa anunció la semana pasada.

Recordó que los países comunitarios y la Comisión Europea han acordado "buscar una solución europea a Opel", que ha solicitado ayudas estatales para la reestructuración de la empresa por un monto de 2.700 millones de euros.

El ministro señaló que "Opel puede ser rentable, puede ser un proyecto de futuro", pero que para serlo, "lógicamente, tienen que primar los criterios de competitividad, los criterios industriales, nunca los criterios nacionales", indicó. En ese sentido, aseguró que "desde este punto de vista, la presidencia española siempre apoyará una dimensión europea para el problema de Opel".

"Opel tiene que ser una empresa competitiva y rentable y, por tanto, las decisiones de reestructuración tienen que tener este componente de competitividad", concluyó. El consejero delegado de Opel, Nick Reilly, anunció ayer que el plan de saneamiento de la empresa para sus factorías europeas "está listo" y que, a continuación, sólo tiene que encontrar un "acuerdo final" con los sindicatos.

No obstante, los representantes de los trabajadores de GM en Europa, reunidos ayer en Amberes, acordaron no aceptar los recortes salariales por valor de 265 millones de euros anuales que la compañía espera lograr dentro del plan de saneamiento.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, afirmó la pasada semana que sigue "de cerca" la situación de GM Europa y que "se asegurará" de que el gigante automovilístico no reciba ninguna ayuda pública irregular para su viabilidad futura.