Es la tercera aerolínea española que cierra

Quantum Air cesa la actividad y acusa a SAS de incumplir su contrato de venta

Quantum Air ha decidido "suspender temporalmente" su actividad. Su presidente, Antonio Mata, acusa al grupo escandinavo SAS de "incumplir" las obligaciones contraídas en el contrato de venta de Aebal, antigua Quantum, al ex presidente de Aerolíneas Argentinas.

La aerolínea Quantum Air suspendió ayer "temporalmente" su actividad, sin detallar por cuánto tiempo. Además, la compañía dirigida por Antonio Mata, ex presidente de Aerolíneas Argentinas, aseguran que emprenderán acciones legales contra el grupo escandinavo SAS y Spanair Holding por "incumplimiento del contrato" en la venta de esta aerolínea, según un comunicado de la compañía.

æpermil;sta es la tercera aerolínea española que cesa la actividad en tres años. Antes que ella, han dejado de operar Air Madrid, en 2006, y Air Comet, a finales de 2009.

Fuentes de Quantum indicaron a Efe que esta suspensión se debe al "incumplimiento reiterado" por parte de SAS de las distintas obligaciones que asumieron con Quantum.

La plantilla descarta que la suspensión de los vuelos sea "temporal"

Según la versión de la aerolínea, el contrato de venta de la antigua Aebal, origen de Quantum, al empresario Antonio Mata el pasado 13 de enero de 2009 comprometía a SAS a cancelar las deudas de la empresa vendida a 31 de diciembre de 2008. Ascendían a 14 millones de euros. SAS mantenía un 49% de Aebal y Spanair, un 51%.

Las acciones que iniciará la española Proturin como propietaria de Quantum van encaminadas, según el portavoz de la compañía, a depurar también las responsabilidades de los vendedores, con el argumento de la aparición de pasivos que no estaban contabilizados y de los que no se tenían conocimiento en la compra. Estos pasivos, añaden, suponen un incremento en las pérdidas de Quantum en 2008.

Ante la situación, Quantum Air está procediendo a la devolución de los aviones Boeing B717 a SAS, al tiempo que le insta a la "sucesión de empresa" de la totalidad de los trabajadores de la compañía al amparo del artículo 44 del vigente Estatuto de los Trabajadores. De esta forma, los 155 trabajadores afectados deberían pasar a formar parte de SAS.

La aerolínea sueca descartó ayer tener responsabilidad alguna. "Hemos vendido la empresa y no estamos involucrados en el negocio". La aerolínea sueca agregó que las alegaciones sobre los empleados de Aebal son "equivocadas". Explicaron que Quantum "no ha cumplido con sus obligaciones" respecto de los contratos de leasing de los cinco aviones y que esto ha incrementado sus deudas.

Por su parte, fuentes de la plantilla han afirmado a Cinco Días que a ellos en ningún momento les han precisado la "temporalidad de la suspensión". "Mata no nos ha hablado de que esto tenga un límite temporal", dijeron.

Según estas mismas fuentes, Mata "no quiere declarar la suspensión de pagos para no hacerse responsable de la plantilla. Si la venta es nula, la responsabilidad se traslada a SAS", aseguraron. Precisaron que el presidente "no ha pagado nada" desde que entró en la compañía y que por eso, "le han embargado los aviones".

Reubicación de los pasajeros

Quantum Air explicó ayer que "suspende voluntariamente y de modo temporal la venta de billetes en sus sistemas de reservas, por causas ajenas a la propia compañía". Estas circunstancias, "debidas a los incumplimientos de los anteriores gestores" imposibilitan "el desarrollo normal de nuestra actividad", según se informaba ayer en su web.

La compañía afirmó que ya se está "ocupando de acomodar en otras líneas aéreas a los pasajeros que en las próximas dos semanas tenían contratados vuelos con la compañía".

Aquellos pasajeros que tengan billetes para fechas posteriores a este periodo se les devolverá el dinero que hayan pagado mediante el reembolso del importe a través de la vía por la que fueron adquiridos, agencia de viajes o compra directa.

Quantum Air operaba vuelos a Bilbao, Sevilla, Palma de Mallorca, Ibiza, Las Palmas, Fuerteventura y Tenerife. Sin embargo, no fue posible detallar a cuántos pasajeros afectaría esta suspensión ni a través de la empresa ni en fuentes de Aviación Civil ni de AENA.