Según la Oficina Presupuestaria del Congreso

El déficit presupuestario de EE UU será de 1,3 billones de dólares en 2010

La Oficina Presupuestaria del Congreso de Estados Unidos prevé un déficit presupuestario de 1,3 billones de dólares para el año 2010, lo que supone un 9,2% del PIB, una cifra algo inferior a los 1,4 billones de déficit presupuestario de 2009, un 9,9% del PIB, según informó la institución en un comunicado.

El informe destaca que esta cantidad, si no varían las leyes y políticas económicas, será la segunda mayor desde la Segunda Guerra Mundial, e incide en que el panorama presupuestario sigue siendo "desalentador" más allá de este año, con déficits que rondarán de media los 600.000 millones de dólares anuales entre 2011 y 2020. La Oficina cree que el déficit supondrá el 6,5% del PIB en 2011 y el 4,1% en 2012, y se moverá entre el 2,6% y el 3,2% hasta 2020.

Asimismo, la Oficina presupuestaria del Congreso cree que los déficits de 2009 y 2010 reflejan una combinación de factores como son el desequilibrio entre ingresos y gastos anterior a la recesión, las turbulencias en los mercados financieros, los ingresos considerablemente más bajos y los elevados gastos relacionados con la situación económica y los costes de las distintas políticas federales para hacer frente a la crisis.

Los déficits acumulados en todos estos años empujarán además a la deuda federal sostenida públicamente a niveles significativamente elevados, desde los 5,8 billones de dólares, el 53% del PIB, en 2009 a los 15 billones, el 67% del PIB, en 2020. "Un aumento tan grande de la deuda, junto al incremento previsto de los tipos de interés a medida que se fortalezca la recuperación económica, hace que los pagos de intereses sobre la deuda están destinados a dispararse", añadió.

Finalmente, apunta que el crecimiento económico será aún "débil" en los próximos años debido a las consecuencias de la crisis económica y financiera. Asimismo, destaca que, aunque el apoyo de la Reserva Federal y las medidas de estímulo ayudaron a moderar la dureza de la recesión y a acortar su duración, este apoyo oficial se espera que se reduzca en los próximos años.