Pide abordar la reforma laboral y el déficit

Ordóñez apela a la responsabilidad para no retrasar las fusiones de forma innecesaria

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, consideró "imprescindible" apelar a la responsabilidad de los implicados en las fusiones del sector financiero para que no retrasen de manera innecesaria su conclusión.

A su juicio, "el tiempo perdido podría acabar perjudicando el flujo de crédito a las empresas y a las familias". Fernández Ordóñez participó hoy en una conferencia en el Club Financiero de Vigo donde subrayó que algunos procesos están "alargándose más de lo que debieran", aunque valoró de manera positiva que un buen número de cajas se centrasen en la búsqueda de soluciones de integración y reestructuración tras la aprobación del Frob.

En este sentido, el gobernador del Banco de España también recordó que a pesar de que la intervención del Banco de España estuvo justificada en Caja Castilla La Mancha, nadie puede dudar de que "intervendrá con prontitud" si fuera necesario, expedientará a los gestores y consejeros de las entidades en las que fuera preciso intervenir y acordará las resoluciones encaminadas a la más "rápida venta o en su caso liquidación de la entidad".

No obstante, el gobernador del Banco de España matizó que "afortunadamente ese momento no ha llegado", y que el legislador se anticipó a la aparición de problemas serios de viabilidad en las entidades.

Asimismo, defendió que la función del organismo que dirige es garantizar que los proyectos de integración sean viables y den lugar a entidades sólidas, y que el legislador ha decidido que cuando vayan a emplearse los recursos del Estado, la autoridad que supervisa la solvencia del sistema bancario sea la encargada de juzgar, con criterios exclusivamente profesionales y sin que pueda interferir ningún otro interés, si un proyecto de integración es suficientemente sólido o no.

Así, recordó que el Banco de España está "obligado" a analizar los proyectos que den lugar a nuevas entidades sólidas, porque los contribuyentes de toda España van a poner en riesgo recursos muy considerables, por lo que es preciso asegurarse de que las entidades resultantes los podrán devolver.

Reformar el mercado laboral "no admite dilación"

Fernández Ordóñez añadió que la reforma del mercado laboral "no admite mayor dilación", ya que está estrechamente relacionada con la reactivación del sistema financiero y con el déficit público. Agregó que "la reforma de las instituciones laborales es absolutamente imprescindible para salir de la situación" en la que se encuentra la economía española.

Por otro lado, también consideró "necesaria y urgente" resolver el problema del desequilibrio de las cuentas públicas. En este sentido, resumió que "acercar nuestras instituciones laborales a las de los demás países desarrollados y afrontar ahora una consolidación presupuestaria que nos ahorre en el futuro recortes dolorosos del gasto público, son las dos medidas más urgentes para recuperar el crecimiento".

"Si no se adoptan con prontitud dichas reformas o no son lo suficientemente ambiciosas, se podría abrir ante nosotros un periodo de serias dificultades", sentenció.