Productos

Depósitos a plazo que recobran vida

Sabadell lanza un producto a un año al 4% con requisitos de vinculación.

La oferta en depósitos sigue creciendo.
La oferta en depósitos sigue creciendo.

La caída de los tipos de interés en la zona euro, en mínimos históricos del 1% desde el pasado mes de mayo, amenazaba con debilitar sin remedio la remuneración de los depósitos a plazo, más aún cuando la banca parecía haber dejado atrás la crisis de liquidez que la obligó a recurrir a la captación de recursos de sus propios clientes, a cambio de generosas rentabilidades. Pero la oferta en depósitos sigue viva y resucita de forma intermitente en el escaparate de las entidades financieras.

Banco Sabadell reactivó esta semana el producto con el lanzamiento de una oferta con un interés del 4% TAE a un año, no sólo para atraer dinero de nuevos clientes sino para clientes que ya trabajan con la entidad. Esta rentabilidad, que destaca entre las más elevadas el mercado para depósitos a un año de plazo, requiere en cualquier caso un alto grado de vinculación con el banco, condición que se ha vuelto indispensable para poder obtener la máxima rentabilidad en estos productos de ahorro. Así, el nuevo depósito de Banco Sabadell, disponible por un mínimo de 600 euros, exige la domiciliación de la nómina -y recibir abonos por este concepto por un mínimo de 700 euros durante al menos ocho meses-; la aportación o el traspaso a un plan de pensiones de la entidad por un mínimo de mil euros; y la contratación de un seguro de hogar y un seguro de vida -éste por al menos 40.000 euros-, que deberán mantenerse al vencimiento del depósito. Tales requisitos se podrán ir cumpliendo mientras dura la imposición a plazo y se verificarán cuando llegue el momento de recuperar la inversión.

Sabadell penalizará la remuneración del producto si, llegado el vencimiento, el patrimonio del cliente en el banco ha descendido. Así, en el caso de que el patrimonio final fuera inferior al 80% del patrimonio inicial más el importe contratado en el depósito -mínimo de 600 euros y máximo de 50.000 euros-, el tipo de interés se recorta en un 0,75%, al 3,25%.

Caixanova también reforzó esta semana su oferta en depósitos a plazo con un producto a cinco años y una rentabilidad del 3,32% TAE, que alcanza el 4,25% en el último año. Las subidas de tipos que se esperan para la recta final de este año volverán a jugar a favor de la rentabilidad de los depósitos, aunque el producto no viva ahora su momento más brillante y quede lejos de las rentabilidades del 6% TAE que se ofrecían hace un año.

Fuentes del sector reconocen que la agresividad de las ofertas en depósitos variará en función de la necesidad de las entidades de captar recursos de su clientela y de las respectivas políticas comerciales, que este año prometen dar mayor cabida a los fondos de inversión.