Según asegura Mapfre

El 50% de los hogares españoles tiene un seguro que no le cubre todos sus bienes

Aproximadamente el 50% de los hogares españoles tiene un seguro que no le cubriría la totalidad de sus bienes en caso de que sufriese un siniestro grave.

Ello supone que alrededor de 9 millones de hogares se encontraría en situación de infraseguro, es decir, que han contratado una póliza en la que no están protegidas todas sus propiedades. El infraseguro más común suele ser el relativo al contenido: muebles, enseres, electrodomésticos, ropa, joyas u otros objetos de valor que existen en el hogar.

Estos datos se desprenden de la proyección realizada por Mapfre Familiar, con más de 2,6 millones de hogares asegurados en España, partiendo del análisis de su propia cartera.

"Evitar el infraseguro es una acción bastante fácil y menos costosa de lo que suele creerse, pero en caso de sufrir un siniestro, la diferencia entre tener o no actualizado el seguro es muy importante", explica la compañía.

Por ejemplo, en un supuesto estándar, el precio del seguro para una vivienda de 100 metros en Madrid en alquiler con infraseguro asciende a 149 euros, mientras que en el caso de estar correctamente valorados los bienes, se encarecería tan sólo 19 euros, hasta los 168 euros anuales. Esto se traduciría en que si el siniestro, por ejemplo, se valorase en 30.000 euros, el cliente recibiría la indemnización total (30.000 euros), mientras que si tiene un infraseguro, la indemnización podría no alcanzar los 17.000 euros.

Para evitar estas situaciones, Mapfre Familiar recuerda a sus clientes la importancia de que las cantidades aseguradas en sus pólizas de hogar se correspondan con la realidad y por ello la entidad realiza acciones periódicas para que sus clientes tengan correctamente valorados sus bienes. Con este fin, Mapfre Familiar envía de forma periódica una carta a sus asegurados informándoles de las coberturas que tienen contratadas y una propuesta de actualización de las mismas.

También les ofrece la posibilidad de que realicen ellos mismos la valoración, ayudándose de una guía que Mapfre les remite, y les recomienda que incorporen en la póliza los objetos de más valor, como joyas, abrigos de piel o incluso obras de arte.