Admite que hay que agilizar el diálogo social

UGT aceptaría rebajas excepcionales en las cuotas empresariales a la Seguridad Social

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, afirmó hoy que su sindicato estaría dispuesto a aceptar rebajas en las cuotas empresariales a la Seguridad Social para determinados sectores o empresas que atraviesen especiales dificultades y con carácter temporal.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez
El secretario general de UGT, Cándido Méndez

Durante una entrevista en Radio Nacional de España, Méndez subrayó, no obstante, que UGT "no está en disposición de aceptar una rebaja generalizada de cuotas, sea cual sea la cuantía".

En este sentido, señaló que la patronal "perdió una gran oportunidad" en julio de 2009 cuando por primera vez se podía abordar una rebaja con acuerdo y lo rechazó.

En su opinión, hay sectores como el de las manufacturas industriales o los vinculados a la construcción que atraviesan dificultades, pero otros, como el de las comunicaciones, tienen una situación "boyante" y, por tanto, "es una barbaridad" hacer "tabla rasa".

En relación con el aplazamiento de la reforma laboral que el Gobierno tenía previsto presentar hoy, Méndez señaló que es un planteamiento "razonable" por parte del Ejecutivo y "obliga" tanto a la patronal como a los sindicatos a ser "muy ágiles".

Al respecto, señaló que es un problema de "voluntad" más que de tiempo, y dijo que espera llegar a un acuerdo a principios de febrero, aunque se mostró "prudente".

Subrayó la importancia de hacer un "diagnóstico común" para avanzar y también un hecho "que debe pesar en el ánimo de la patronal" en referencia a que la ausencia de "un marco para los convenios de 2009 no ha sido positivo", especialmente para la CEOE.

Méndez señaló que eso "debe pesar más en la patronal" y que no puede decir lo mismo en el caso de los sindicatos, porque se consiguió un aumento salarial del 2,6%, circunstancia que ayudará "a que podamos avanzar".

El líder de UGT dijo que "todos" han aprendido de la experiencia y los fracasos del pasado e insistió en que para la negociación colectiva lo fundamental es preservar el empleo, aunque "no hay una oposición entre salarios y empleo" porque preservar las rentas de los trabajadores es un elemento que puede permitir la recuperación económica.

Para Méndez, gran parte de la destrucción de empleo, además de la caída del sector inmobiliario, se debe a los problemas de crédito, sobre todo para las pymes, por lo que subrayó la necesidad de que se resuelva "el estrangulamiento" del crédito a familias y empresas.

Señaló la situación "paradójica" en España, donde, a diferencia de otros países, no ha sido necesario nacionalizar bancos porque el sistema es "solvente", pero "nadie se explica" por qué los recursos económicos públicos que se ha inyectado en las entidades financieras "no se hacen efectivos".