Pobres, pero no tanto

Pobres, pero no tanto

España es hoy un poco menos rica que ayer. Y quizá, si la crisis se prolonga, un poco más que mañana. Pero en términos de exclusión social, los datos de Eurostat indican que los españoles sufren menos privaciones materiales que la media de sus conciudadanos comunitarios.

Los datos publicados ayer indican que en 2008 el llamado nivel de privación material afectaba al 9% de la población española frente al 17% de la media de la UE. Y si se excluyen los países de la ampliación del Este, los españoles figuran entre los ciudadanos europeos que mejor cubren sus necesidades básicas. Sólo el 2% de la población no puede permitirse una dieta adecuada (el 8% en Francia y el 13% en Austria, por ejemplo). El 5% no puede permitirse un coche en propiedad (el mismo porcentaje que en Alemania y por debajo del 8% de Dinamarca o Finlandia). Y los datos españoles, por supuesto, son incomparablemente mejores que los países de la ampliación del Este.

En España, la mayor carencia, según la oficina de estadísticas comunitaria, atañe a las vacaciones: el 34% de la población no puede permítírselas (37% de media en la UE), un porcentaje que entre los 15 socios veteranos sólo superan Italia (40%), Grecia (50%) y Portugal (64%).

El buen resultado de España en esa tabla contrasta con el porcentaje de población en riesgo de pobreza, que también publicó ayer Eurostat. En España sería del 20%, tres puntos por encima de la media comunitaria. Pero Eurostat reconoce que ese índice da una medida relativa sobre el nivel de exclusión social, mientras que el de privación material lo hace en términos absolutos.

Eurostat mide esta segunda tasa en base a nueve parámetros: posibilidad de afrontar un gasto inesperado; posibilidad de permitirse una semana de vacaciones fuera de casa; posiblidad de pagar sus deudas (hipoteca, luz, agua, etc.) nivel de retaso en los pagos; posibilidad de incluir en la dieta carne, pollo, pescado o verduras cada dos días; posibilidad de mantener caliente la casa; lavadora en propiedad; televisor en color en propiedad; conexión telefónica; y automóvil en propiedad. Cuando una persona se ve obligada a renunciar a tres de esos bienes o servicios, Eurostat considera que sufre una privación material.

Comentarios

Muy interesante. No es pare echar cohetes, porque la crisis sigue estando ahí. Parece importante el tener mejores instrumentos de medida del bienestar, ya se decía por ahí (incluso Sarkozy, creo) que habría que buscar otros indicadores distintos del PIB.
Parece que somos lo que somos en función de cómo nos midamos y en comparación con quién. Sólo es cuestión de encontrar el indicador más ventajoso. Y si no sale todo lo bien que esperamos, se compensa con otro. ¡Qué fácil es consolarse! Nuestro riesgo de pobreza supera la media europea, pero sufrimos menos privaciones materiales que la misma media. Parece lógico.
Hola Bernardo, Te acabo de añadir al blogroll de Blog Bruselas. ¿Sabes de más periodistas españoles que anden por Bruselas y tengan blog? Me gustaría poder añadirles también. Un saludo,Ramonneke
Normas
Entra en El País para participar