El impacto económico será "nulo"

Repsol estudia realizar ajustes contables de sus reservas tras los cambios en Bolivia

Repsol YPF estudia ajustar contablemente sus reservas de hidrocarburos a la nueva Constitución de Bolivia, que pretende "escenificar" que las reservas son propiedad del país, informó un portavoz de la petrolera, que subrayó que el impacto económico del cambio será "nulo".

Las reservas de Repsol en Bolivia ascienden a unos 90 millones de barriles, el 4% del total de reservas probadas declaradas por la compañía, incluidas las de su filial argentina YPF.

"Cualquier cambio que haya no afectará económicamente a Repsol porque las reservas seguirán ahí, así como los contratos. El efecto será nulo. Lo que hay es un apunte contable", aseveró la misma fuente.

Este ajuste no supondrá una revisión a la baja las reservas de Repsol, ya que esto sucede cuando se comprueba que las reservas son inferiores a las que se habían previsto inicialmente.

REPSOL 14,22 0,00%

Lo que pretende la nueva Constitución de Bolivia, en vigor desde principios de 2009, es que las empresas petroleras no se apunten las reservas del país como suyas, porque el criterio que le importa es el de "propiedad".

"Bolivia quiere escenificar que las reservas son suyas" y a las empresas no les cuesta nada hacerlo, añadió la misma fuente, que subrayó que desde 2007, cuando el país comenzó la nacionalización de sus hidrocarburos, no ha cambiado nada en términos de negocio para las petroleras, que siguen vendiendo el petróleo y generando caja.

Apuntó que el criterio que utiliza las SEC (el supervisor bursátil de Estados Unidos) es el del "beneficio económico", que no se ve afectado por esos cambios contables, apuntó la misma fuente.

En noviembre, Repsol informó de que preveía cerrar 2009 con una tasa de reemplazo del 90%, 25 puntos superior a la de 2008, a lo que añadió que este indicador será como mínimo del 125% en 2012, como fijó en su plan estratégico mundial.

Sin embargo, la compañía cerrará el ejercicio con unas reservas probadas SEC (aquellas sobre las que ya se ha aprobado su desarrollo económico) de 1.054 millones de barriles equivalente de petróleo, sin incluir YPF, inferiores en el 1,2 por ciento a las de 2008.

La tasa de reemplazo refleja la relación entre el petróleo que se extrae y las nuevas reservas que se descubren.