Para hacer frente a las pérdidas

La junta directiva de JAL aprueba presentar la bancarrota

El grupo japonés JAL presentó hoy su declaración de bancarrota ante el Tribunal de Distrito de Tokio, de acuerdo con la Ley de Rehabilitación Corporativa, con una deuda que asciende a 2.320 millones de yenes (17.822 millones de euros), por encima de los 1.900 millones de euros que había estimado el fondo estatal ETIC, encargado de elaborar el plan de rescate respaldado por el Gobierno nipón, informó hoy la agencia de noticias local Kyodo.

JAL presentó hoy su declaración de bancarrota ante un tribunal de Tokio
JAL presentó hoy su declaración de bancarrota ante un tribunal de Tokio

Siguiendo los pasos de bancarrotas similares sufridas por aerolíneas extranjeras como Delta Air Lines y United Airlines, JAL planea recortar unos 15.000 puestos de trabajo, casi un tercio de la plantilla, y eliminar unas 20 rutas no rentables, indicaron fuentes cercanas a la compañía a la citada agencia.

Se trata de la sexta quiebra mayor sufrida en Japón y la más grave para una compañía no financiera desde la II Guerra Mundial, que obligará a JAL a dejar de cotizar en la Bolsa de Tokio, y ponen fin a una compañía que simbolizó en su momento las aspiraciones internacionales de la industria del país.

La compañía, rescatada tres veces por el Gobierno japonés en los últimos diez años, solicitará la protección temporal de sus acreedores, con un procedimiento similar al Capítulo 11 de la ley de bancarrota de EEUU, lo que le permitirá continuar operando mientras procede a su reestructuración con el respaldo del Estado.

La suspensión de pagos podría complicar las negociaciones con American Airlines y Delta Air Lines, compañías que presentaron ofertas de inversión en JAL para poder así acceder a su red de vuelos en Asia y mejorar las rutas con Estados Unidos.

El Gobierno japonés inyecta 7.000 millones

El Estado nipón ha presentado un plan de rescate de la aerolínea valorado en 900.000 millones de yenes (cerca de 7.000 millones de euros), que durante los próximos tres años intentará reflotar la compañía aérea y que incluye grandes recortes de empleo y de rutas.

De estos 900.000 millones, cerca de 300.000 millones de yenes serán destinados en inversión directa en la aerolínea y se articulará una línea de crédito de 600.000 millones de yenes que tiene el sello del Banco de Japón de Desarrollo.

JAL despedirá al 30% de su plantilla, lo que representa 15.700 empleos, hasta marzo de 2013 y cerrará 31 rutas, tanto domésticas como internacionales, que en la actualidad no reportan beneficios. El plan gubernamental de rescate de JAL también incluye el reemplazo de algunas de sus aeronaves por modelos más eficientes energéticamente. Concretamente, supone la sustitución de todos sus 37 aviones Boeing 747-400 y 16 aeronaves por 33 aviones pequeños y 17 para vuelos regionales.

"Hoy es el punto de partida para la resurrección de JAL", aseguró en rueda de prensa el ministro de Transporte nipón, Seiji Maehara, quien subrayó que la empresa seguirá a flote. El primer ministro nipón, Yukio Hatoyama, aseguró, por su parte, que el Gobierno dará soporte a JAL para evitar cualquier conflicto operativo de la compañía que pueda afectar al cliente.