El PIB sectorial cae el 4,6%

El sector turístico ingresó 6.380 millones de euros menos en 2009

La actividad turística cerrará 2009 con una caída del 5,6% del PIB, lo que supone una pérdida de 6.380 millones de euros con respecto a los niveles de 2008, según informó la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), que, no obstante, destacó que las expectativas de cara a 2010 indican que "lo peor parece haber pasado", ya que para este año se prevé una "moderada caída" del 0,9%.

Balance del sector turístico
Balance del sector turístico

De confirmarse este dato, este será el segundo año consecutivo que se contraiga el PIB turístico, que ya cerró 2008 con una reducción del 2,8%, y el noveno año consecutivo con una aportación negativa del sector al conjunto de la economía española (-3,7%).

El 'lobby' turístico subrayó que 2009 será un ejercicio "para olvidar" para el sector, que ha sufrido con "bastante intensidad" los efectos de la crisis, lo que se ha visto reflejado en la caída de las ventas de las empresas turísticas y en el retroceso generalizado de sus beneficios.

En rueda de prensa para hacer balance del ejercicio y presentar las perspectivas para 2010, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, aseguró que las empresas turísticas españolas experimentaron durante el pasado año una "drástica reducción de sus márgenes y sus beneficios", que se suma a la ya relevante caída que experimentaron en 2008, y que ha supuesto "elevadas pérdidas, ceses de actividad y cierres de varias empresas en los últimos meses".

Al respecto, Zoreda apuntó que los procesos de reestructuración seguirán "condicionando" la evolución del sector turístico en 2010 y que el empleo no será ajeno. Durante el año pasado, se destruyeron 51.000 empleos en el sector, cifra algo inferior al ejercicio anterior, según Exceltur.

En línea con esta evolución, el 88,4% de las empresas turísticas españolas han visto descender sus ventas, en un 56,8% de los casos con descensos "por encima del 10%", mientras que un 84,5% ha experimentado un descenso de sus beneficios, en un 29,2% de los casos por encima del 20%, según revela la Encuesta de Clima Empresarial elaborada por Exceltur.

Baja demanda desde el Reino Unido y Alemania

Zoreda atribuyó este descenso a la contracción de la demanda de los turistas extranjeros, cercana al 10%, con caídas generalizadas en todos los mercados emisores, salvo EE UU, entre las que destacan Reino Unido y Alemania, con recortes por encima del 10%, lo que supone 4,5 millones de pernoctaciones hoteleras menos.

De esta forma, el turismo hacia España se han visto "más perjudicado" que otros países competidores del Mediterráneo oriental como Turquía, que vio incrementado su flujo de visitantes un 2%, gracias a un aumento del 15% de los turistas británico, Marruecos (+1,7%) o Túnez y Egipto, con caídas del 2,3% y del 3,4%, respectivamente.

Zoreda explicó que buena parte de los turistas que recibió Turquía se deben a un "momento de especial sensibilidad sobre el precio", y a una oferta un 30% más barata con respecto a la que ofrece España, pese a la "feroz guerra de precios" que imperó durante el año, tendencia que confío en que "no continúe". El 91% de los empresarios recortó un 10% sus precios en 2009, con respecto al año anterior.

Con respecto al mercado nacional, indicó que Baleares y Canarias, por su dependencia del turismo extranjero, y la Comunidad de Madrid, fueron las comunidades más afectadas con menores ventas e ingresos, frente a La Rioja, Navarra, Cantabria, País Vasco y Galicia favorecidas por un mejor comportamiento de la demanda interna.

De hecho, las grandes ciudades, especialmente Valencia, Madrid y Barcelona, protagonizaron las mayores caídas de rentabilidad, debido al aumento de las plazas hoteleras, a la reducción de precios y al desplome del turismo de negocios.

Así, los viajes de los españoles, que recortaron su presupuesto, se concentraron en los periodos de vacaciones (verano y Navidad), lo que se tradujo en un descenso del 3% en las pernoctaciones hoteleras.

Por subsectores, compañías aéreas, hoteles y touroperadores, especialmente vinculados a los viajes de negocios, son los más afectados, frente a las empresas de ocio, parques temáticos, empresas de alquiler de vehículos y estaciones de esquí, con un "comportamiento muy bueno".

El 93,9% de los hoteles españoles vio caer sus ventas el año pasado, con una reducción del RevPar -ingreso medio por habitación disponible- del 13,3%, y un balance "más negativo" para los establecimientos de los núcleos urbanos que para los vacacionales. El 94% de las agencias de viajes redujeron su volumen de negocio y el 50,2% de las compañías de transporte vio menguar sus beneficios, de las que sólo se salva el ferrocarril.

Perspectivas para 2010 y demandas urgentes

En cuanto a las perspectivas para 2010, Zoreda señaló que si bien parece "haberse tocado fondo" durante este año asistiremos todavía a una caída moderada de la actividad turística (-0,9%), donde el aporte mayor corresponderá a la demanda interna, algo mejor que la extranjera, si bien crecerá testimonialmente (+0,13%). En términos de pernoctaciones, se estima una caída del 1,1% en el mercado doméstico, frente al 2,4% de la demanda extranjera.

Zoreda indicó que las empresas del sector afrontan con "ligero optimismo" este año, en el que continuarán las políticas de contención de costes, ajustes de capacidad y de oferta, que se suman a las ya derivadas de los procesos de reestructuración de la actividad turística, con cierres en buena parte de los subsectores.

Aunque el 59,4% de los empresarios turísticos prevén mejorar sus resultados este año, tan sólo un 4% estima que la recuperación llegue en 2010, y el resto cree que no se producirá antes del año 2012, cuando regrese a niveles de 2007, antes de la crisis.

"Las necesidades de liquidez son muy fuertes y los procesos de alianzas, fusiones y concentraciones continuarán en 2010, en un escenario complejo, no sin ciertos brotes verdes que esperamos que se materialicen en el segundo semestre del año", concluyó.

Por otro lado, Exceltur instó hoy a todas las administraciones a que acometan "con urgencia" medidas que permitan replantear el futuro del sector, en el marco del Consejo Español de Turismo, para que el turismo se adapte y recupere "el tiempo perdido" tras ocho años consecutivos creciendo por debajo del conjunto de la economía española. En 2000, el sector turístico aportó un 11,6% al PIB, mientras que en 2008 la aportación fue del 10,5%.