Terremoto de Haití

Los primeros españoles repatriados se consideran unos afortunados

Los primeros ciudadanos españoles repatriados de Haití se mostraron emocionados a su llegada a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) y se consideraron unos afortunados por poder encontrarse con sus familiares, tras descrubir la situación vivida durante y después del terremoto a los periodistas.

El avión en el que viajan 26 españoles evacuados de la capital haitiana de Puerto Príncipe, tres portugueses, un polaco y un haitiano casado con una española aterrizó hoy poco antes de las 13.30 horas en Torrejón de Ardoz.

Los evacuados bajaron poco a poco y tapados con mantas de la aeronave y fueron recibidos por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, que los esperaban a pie de pista, en la escalerilla del avión.

"Han sido dos días de temblores, oyendo por la noche que se caían casas y la gente gritando por los muertos", relataba María del Mar que subrayó que la situación había sido "dura" sobre todo para su hijo, ya que su padre, trabajador en la embajada española, no aparecía. "Se le cayó la oficina encima, vino andando desde la embajada", recordó.

En la misma situación que el marido de María del Mar se encontró otra cooperante, Carolina del Campo que, con su hija en brazos, aseguró que la oficina se le "cayó encima", pero pudo salir "rápido".

Esta ciudadana española también mostró preocupación por la situación de su hija, de las que comentó que se encuentran en estado de "shock", ya que la vieron "toda ensangrentada y llena de polvo". Además, en las horas posteriores al seísmo, siguieron sufriendo réplicas del terremoto, lo que hacía aumentar el nerviosismo.

En este sentido, María del Mar opinó que son "unos afortunados" porque pudieron estar "en el jardín de casa con más vecinos". Una vivienda que, según subrayó, no saben si podrán mantener al volver al país caribeño, ya que se temía que fuera saqueada.

Minutos antes de llegar el vuelo en el que venía su hija, María, nerviosa y a la vez aliviada, relató que, después de muchas horas de espera, recibió ayer la llamada de su hija. "Estaba ahogaita, pero cuando escuche a mi nieta que me llamaba...", recordaba sin poder acabar la frase.

Entre los evacuados había un total de cuatro niños, a los que el ministro saludó afectuosamente y un hombre que tuvo que salir en una silla de ruedas empujado por personal sanitario por las heridas que le provocó el seísmo en una pierna.

Todos los evacuados pudieron contar con la presencia de una unidad de intervención psicológica en la pista, disponible tanto para los recién llegados como para sus familiares, y con dos ambulancias de Cruz Roja y del Summa.

A pie de pista, Moratinos aseguró que el no hay novedades del resto de ciudadanos desaparecidos en Haití y que ninguno de los que aún permanecen en el país caribeño ha solicitado ser repatriado a España.

Asimismo, calificó de "muy compleja y difícil" la repatriación del matrimonio de Torrejón de Ardoz que falleció en el terremoto, aunque aseguró que el Gobierno continuará trabajando para garantizar su llegada a España cuanto antes. Momentos después de estas declaraciones, el ministro recibió a una de las hijas de la pareja que se ha visto obligada a volver a España por problemas de salud.

Respecto a la visita de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, a Haití, Moratinos especificó que su objetivo es "evaluar y comprometer toda la coordinación europea y española en los esfuerzos de salida de la crisis" humanitaria que sufre el país.

Finalmente, recordó que España ya ha enviado cuatro aviones de ayuda humanitaria a Haití y que todos los españoles repatriados recibirán el tratamiento que necesiten para ayudarles a superar el trauma y los momentos "absolutamente dramáticos" que han vivido.

Por otra parte, el vecino de Olot (Girona), Xavier Rabat, desaparecido desde el martes tras el terremoto que esta semana asoló Haití, ha sido localizado vivo, según confirmó a Europa Press el alcalde de la localidad Lluís Sacrest.

Fue el propio Xavier Rabat -de unos 40 años y que estaba de vacaciones en la isla- quién se identificó ante un policía de la zona.

El Ministerio de Asuntos Exteriores comunicó esta noche la noticia a los amigos del desaparecido, que habían advertido que no conseguían contactar con él desde el inicio de la catástrofe.

Según Sacrest -que tuvo conocimiento de la noticia a las 11 de la noche- Xavier Rabat está ya en contacto con la Embajada española en Santo Domingo y volverá a Cataluña cuando "las condiciones lo permitan".