Mercados

El Ibex cae el 2,6% semanal y liquida lo ganado en 2010

La decepción por los resultados de JP Morgan provoca la peor sesión en lo que va de año y lleva las pérdidas al sector bancario

El Ibex ha moderado el ímpetu con que arrancó las primeras sesiones del año y se ha dejado el 2,61% en la semana, alejándose de los 12.000 puntos. El viernes cerró en los 11.845 puntos y perdió el 1,29%, en la que es por ahora la peor sesión de 2010, que se ha llevado además por delante las ganancias que se había acumulado en el año, dejando un balance negativo del 0,8%. Sin embargo, los expertos no ven motivos para la alarma aunque sí una razonable prudencia ante el inicio de la temporada de resultados.

"La renta variable debe tomarse un respiro y lo ha hecho en ocasiones anteriores ante el inicio de las presentaciones de resultados. Es razonable e incluso positivo, después de todo seguimos en zona de máximos", afirma Pablo García, director de análisis de Oddo Securities. El Ibex comenzó la semana sobre los 12.000 puntos, mientras que el Dow Jones alcanzó estos días máximos desde octubre de 2008. Pero pese a la corriente positiva, el mercado termina por reaccionar a los indicadores económicos y empresariales que van llegando.

El viernes tocó encajar los resultados de JP Morgan, que fueron inferiores a lo previsto, y el mínimo crecimiento de la confianza del consumidor estadounidense, factores que marcaron el signo negativo de las Bolsas. El Euro Stoxx perdió el viernes el 1,65%; el Dax cayó el 1,89% y el FTSE y el Cac registraron descensos del 0,78% y el 1,53%. Estos retrocesos provocaron el balance negativo de la semana, que en el Euro Stoxx se tradujo en una pérdida del 2,57%, junto a las caídas semanales del 2,68% del Dax; del 1,43% del FTSE y del 2,24% en el Cac.

En Wall Street, los descensos semanales fueron más suaves, del 0,78% para el S&P; del 0,08% para el Dow Jones y del 1,26% para el Nasdaq. El parqué neoyorquino se despidió de la semana con pérdidas y regresará a la actividad el martes, ya que el lunes Wall Street cierra por festivo. En las jornadas siguientes recibirá los resultados de IBM, Citigroup, Bank of America y General Electric. Darán de nuevo la medida de la situación económica en EE UU, después de que la confianza de los consumidores estadounidenses no mejorase en enero, contra lo que esperaban los analistas. Ha sido la referencia macroeconómica de mayor calado de la semana, junto con el inesperado descenso de las ventas al por menor de EE UU conocido el jueves, que tuvo más resonancia en el mercado que la decisión anunciada ese día por el BCE de mantener sin cambios los tipos de interés en el 1%. Las publicaciones de resultados tampoco están dando por el momento grandes alegrías, aunque el pronóstico de los analistas es que la campaña de cierre de año no será decepcionante. Alcoa abrió fuego el lunes con cifras que no fueron del agrado del mercado y JP Morgan cierra la semana con resultados que, pese a arrojar un beneficio que se duplica en el año, no terminan de despejar las incertidumbres sobre la banca estadounidense. De hecho, sus resultados llevaron el viernes las ventas al conjunto del sector bancario, que en Europa fue el más castigado con una pérdida del 1,96% y una caída en la semana del 3,67%.

En España, Banesto inició la temporada de publicaciones de resultados, que fueron acogidos con una subida del 2,13%. Pero si hay un protagonista de la semana en la Bolsa española es Telefónica, que acusó el golpe de la decisión del Gobierno de Venezuela de devaluar el bolívar, lo que reduce los beneficios de la operadora en el país latinoamericano. La compañía salió a confirmar que mantiene sus previsiones de rentabilidad para 2010 y su compromiso de pago de dividendo, pero aun así pierde el 3,58% en la semana y tiene un peso determinante en el balance negativo que arroja el Ibex. De los 318 puntos que se ha dejado el selectivo en las cinco últimas sesiones, 90,2 corren a cargo de Telefónica. Y los dos grandes bancos, Santander y BBVA, también arrojan pérdidas semanales, del 3,84% y el 2,58%, respectivamente. En la semana, el mejor valor ha sido Inditex, con un alza del 3,6%, frente a la caída del 7,6% de FCC.

El mercado huye de la deuda griega

Los mensajes que ha lanzado el BCE esta semana sobre la necesidad de fomentar la disciplina fiscal, así como sus previsiones de recuperación económica tuvieron efectos en el mercado de renta fija. Los inversores huyeron de la deuda griega, al tiempo que mostraron una clara preferencia por los bonos alemanes.

La entidad monetaria confirmó que espera un escenario de recuperación en la zona euro, pero reconoció que se producirá a velocidades diferentes. Al mismo tiempo, instó a los gobiernos a tomar las medidas necesarias para sanear las cuentas públicas, y advirtió en clara referencia a Grecia, de que "ningún gobierno puede esperar un tratamiento especial del BCE".

La reacción de los inversores no se hizo esperar. Optaron por comprar deuda alemana y la rentabilidad del bono a 10 años retrocedió hasta el 3,26%, el nivel más bajo desde el 23 de diciembre. Muy distinta resultó la evolución de la deuda griega. El tipo de los bonos a 10 años alcanzó el 5,99%, tras llegar a superar el 6%, lo que deja el diferencial con la deuda alemana en los 273 puntos básicos.

El viernes Grecia envió su programa de estabilidad a la Comisión Europea, propuestas presupuestarias encaminadas a reducir el déficit fiscal. Pese al descalabro, el viernes la deuda griega frenó su caída después de que primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Junker, comentara que Grecia no se declarará en suspensión de pagos, aunque, eso sí, reconoció que deberá hacer "esfuerzos enormes".

La deuda española, por su parte, cerró la semana sin grandes variaciones. La rentabilidad del bono a 10 años quedó el 3,967% y su diferencial con la alemana se situó en 70,7 puntos básicos.