Junto con Banco de Valencia

Sabadell, última entidad que se suma al cierre los sábados

El Banco Sabadell y el Banco de Valencia han sido las dos últimas entidades que se han sumado a la iniciativa que pusieron en marcha otros bancos como el Santander o el BBVA, de cerrar sus oficinas los sábados.

Oficina de Sabadell
Oficina de Sabadell

No obstante, aún quedan otras entidades como Banesto, Banca March o Banco Pastor, que siguen abriendo al público este día.

En concreto, los representantes de los trabajadores y la dirección de Banca March mantienen negociaciones para alcanzar un acuerdo al respecto, aunque en el caso de Banesto, la entidad explica que de momento no se plantea cerrar los sábados como en el caso de sus competidores.

El cierre de los sábados ha sido una petición reclamada tradicionalmente por los sindicatos que hasta hace unos meses sólo habían conseguido implantar Deutsche Bank, Barclays y Bankinter.

En el mes de septiembre, los sindicatos mayoritarios en el Banco Santander y la dirección de la entidad firmaron un preacuerdo para cerrar su red de oficinas los sábados, una medida que se puso en marcha a partir de octubre.

Mediante este acuerdo, que afectaba a cerca de 16.000 trabajadores en 2.934 oficinas, los empleados de la entidad que preside Emilio Botín, pasaron a trabajar media hora diaria más, de 8 a 15.30 horas, de lunes a viernes.

Durante los viernes de julio y agosto, el horario será de 08.00 a 15.00 horas.

Además, cada trabajador dispone de 25 horas anuales que se emplearán en formación o para cubrir necesidades del servicio y cuyo uso deberá ser consensuado entre el empleado y el responsable de unidad.

Meses más tarde de que el Santander aprobase esta medida, el Banco Popular también acordó cerrar las más de 2.000 oficinas de su red comercial a partir de este año.

Este acuerdo, que llegaba después de varios meses de conversaciones entre la dirección de la entidad y los representantes de los trabajadores, supone para los más de 14.000 empleados de la entidad, también media hora más de jornada laboral diaria, es decir, de lunes a viernes de 08.00 a 15.30 horas.

El último de los grandes bancos en unirse a esta propuesta fue el BBVA, quien a finales de noviembre anunció que la medida sería efectiva a partir de enero.

De este modo, la plantilla del BBVA, compuesta por unos 26.000 trabajadores repartidos en cerca de 3.100 oficinas, trabajará las tardes del primer y último jueves de los meses de octubre a marzo, a excepción de las que coincidan con Nochebuena, Nochevieja y semana de fiestas patronales y las que sean víspera de festivo, que se cambiarán por la tarde del miércoles anterior.

Los últimos en sumarse a esta iniciativa fueron el Banco de Valencia y Banco Sabadell, que lo han hecho en esta semana.

Así y según explicó la entidad valenciana, la decisión de cerrar los sábados "se enmarca en la preservación del buen clima laboral que rige en el banco en los últimos años con sus más de 2.000 trabajadores".

Al igual que en el resto de entidades, para recuperar las horas que no se trabajarán los sábados, los profesionales del Banco de Valencia también tendrán que prolongar su jornada laboral media hora de lunes a jueves, menos los viernes y días significativos del año, que cerrará a las 15 horas.

Por su parte, el Banco Sabadell cerrará su red de oficinas todos los sábados del año, pero abrirá sus sucursales los jueves por la tarde de octubre a marzo.

El acuerdo entró en vigor el pasado viernes, por lo que éste es el primer fin de semana que la entidad cierra sus oficinas el sábado.

El Banco Sabadell consideró que con este acuerdo "mantiene el nivel de servicio a sus clientes y se adapta a sus necesidades y nuevos hábitos sociales", al mismo tiempo que "incrementa las posibilidades de conciliar la vida familiar y profesional de los empleados".