Quiere recaudar 62.000 millones en 10 años

Obama denuncia "ganancias enormes y bonificaciones obscenas" de la banca

El presidente de EE UU, Barack Obama, denunció hoy las "ganancias enormes y las bonificaciones obscenas" en los bancos auxiliados por el gobierno, y prometió la recuperación de "cada centavo que se debe a la ciudadanía".

Obama, en el centro, junto con el secretario de Defensa, Robert Gates; el vicepresidente Joe Biden; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.
Obama, en el centro, junto con el secretario de Defensa, Robert Gates; el vicepresidente Joe Biden; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Según un adelanto de su discurso, distribuido por la Casa Blanca, Obama propondrá un gravamen durante los próximos diez años para que las mayores firmas bancarias y financieras devuelvan unos 117.000 millones de dólares del socorro dado "por el pueblo", con dinero de los contribuyentes.

La propuesta consiste en un gravamen que estará vigente por lo menos diez años y se aplicará a las firmas con más de 50.000 millones de dólares en activos. Según Obama, el 60% de esa recaudación provendrá de las diez mayores firmas financieras de Estados Unidos.

En octubre de 2008 el gobierno de Estados Unidos asignó unos 700.000 millones de dólares para impedir el colapso del sistema financiero, y una porción mayor de esos fondos se asignó al sustento de grandes bancos y empresas financieras.

El socorro se ha transformado en una medida controvertida conforme los bancos han empezado a pagar las bonificaciones a sus ejecutivos y los dividendos a sus accionistas, mientras el desempleo se mantiene elevado y la economía sólo muestra indicios de reactivación.

"Mi compromiso es la recuperación de cada centavo que se debe al pueblo", afirmará Obama según el texto adelantado. "Y mi determinación de alcanzar esta meta se fortalece cuando veo informes de ganancias enormes y bonificaciones obscenas en las mismas firmas que deben su supervivencia al pueblo, al que no se ha indemnizado y que sigue afrontando las dificultades reales en esta recesión".