Pero no en Francia

Renault se plantea dejar de fabricar el Clio en España

Renault afirmó hoy que se plantea en el futuro dejar de fabricar su modelo Clio en España y Eslovenia, pero no en Francia, cuyo Gobierno ha hecho presión sobre el grupo automovilístico desde que se filtró ese escenario la semana pasada.

Imagen del Clio de Renault
Imagen del Clio de Renault

El director general de Renault, Patrick Pelata, dijo a la prensa que "se ha previsto parar la producción del Clio en España y en Eslovenia", pero luego la compañía matizó que las palabras de su "número dos" no constituyen "una declaración oficial".

Una portavoz de Renault subrayó a Efe que el fin del ensamblaje del Clio en la factoría de Valladolid y en Eslovenia "es un escenario" de los muchos con los que trabaja la empresa y puso el acento en la lejanía de una decisión al respecto, ya que la cuarta generación de este modelo está programada para 2013.

Preguntada sobre si está garantizado que el Clio de tercera generación seguirá produciéndose en Valladolid, respondió que "por ahora va a mantenerse".

RENAULT 28,83 0,33%

Pelata, quien habló a la prensa tras salir de un encuentro con el ministro francés de Industria, Christian Estrosi, que lo había convocado tras las filtraciones de que Renault planeaba concentrar toda la fabricación del Clio de cuarta generación en la planta turca de Bursa, indicó a ese respecto que "no se ha tomado una decisión porque no es todavía hora de tomar decisiones".

"En cualquier caso, se producirá el Clio en Flins (la única planta en Francia donde ahora se ensamblan) ocurra lo que ocurra, está claro", añadió el director general.

Estos últimos días, varios miembros del Ejecutivo francés han alzado la voz, ante la eventualidad de una deslocalización del Clio a Turquía y el mismo jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, ha pedido que se presente "próximamente" el presidente de Renault, Carlos Ghosn.

Antes de que se produzca ese encuentro, Sarkozy dijo hoy que su Gobierno no pone "tanto dinero para apoyar a nuestros fabricantes para que la totalidad de las factorías se vayan al exterior" y añadió que "todo es cuestión de equilibrio".

"Sería absurdo impedir que un constructor mundial vaya a crear fábricas, por supuesto. Pero a la inversa, quiero contestar la idea de que los grandes grupos, porque son mundiales, han dejado de tener nacionalidad", argumentó el presidente.

Ayer, Estrosi advertía de que el Estado francés, accionista de Renault con un 15% del capital, no se quedaría inactivo y que no va a invertir 150 millones de euros para que el grupo fabrique un vehículo eléctrico en la planta de Flins y otros 100 millones para la producción de baterías y tener que enterarse "al mismo tiempo que se va a realizar un nuevo Clio en Turquía".

En España ayer Pelata, según la Junta de Castilla y León, había garantizado el futuro de las plantas en el país "hasta 2016-2017" y "confirmó" los proyectos industriales para producir en Valladolid coches eléctricos a partir de 2011, un nuevo vehículo convencional que sustituya a la actual producción del Modus y del Clio y un nuevo motor ecológico.

En el primer semestre de 2009, en la planta que Renault tiene en Valladolid se produjeron unas 8.000 unidades del Clio III y en la eslovena de Novo Mesto unas 17.000, frente a las 180.000 en Turquía en el conjunto de 2008 y las 125.000 en Francia en el mismo período.