Sistemas de suspensión

Tubos Reunidos crea una filial de I+D+i para automoción con 16 ingenieros en plantilla

El grupo Tubos Reunidos quiere apretar el acelerador en su negocio de automoción. El fabricante alavés de tubos ha constituido la sociedad Engineering Developments for Automotive (EDAI) que se convertirá en su unidad de I+D+i para su área de la industria auxiliar del automóvil, liderada por Inauxa.

La nueva compañía, que se ubicará en el polígono de Boroa en Amorebieta (Vizcaya), se dedicará al desarrollo y homologación de sistemas de suspensión para el sector de automoción. La inversión prevista inicialmente asciende a 1,5 millones de euros. En esta sociedad, y al igual que en Inauxa, Tubos Reunidos tendrá el 67% del capital y el 37% restante estará en manos de un grupo de accionistas.

EDAI, en un principio, contará con una plantilla de 16 ingenieros y estará operativa este mismo ejercicio. El objetivo es que antes de 2012 se consigan las primeras patentes. Su facturación los primeros años superará los tres millones de euros.

EDAI ya se ha marcado los deberes. La nueva firma será la encargada de poner en marcha una planta en Celaya, México, para posteriormente, y mediante un acuerdo con un socio local, construir otra en algún país del sudeste asiático.

La nueva instalación mexicana, a la que se destinarán durante su inicio tres millones de euros, para finalizar con una inversión de siete millones una vez consolide su actividad, destinará su producción de componentes al mercado norteamericano (Nafta).

Industria Auxiliar Alavesa (Inauxa), la compañía que lidera el área de negocio de automoción de Tubos Reunidos, cuenta con un capital de 2,4 millones de euros y unos fondos propios de 11,1 millones. En 2008, el último ejercicio con sus cuentas publicadas, alcanzó una cifra de negocio de 36,8 millones de euros, un 4% más que en el año anterior. Sus resultados, sin embargo, experimentaron un sensible descenso y apenas alcanzaron los 800.000 euros. Las principales causas de esta caída de sus beneficios fueron el elevado incremento de los precios de las materias primas, el drástico descenso de la actividad en el segundo semestre y la inestabilidad del dólar. Inauxa a lo largo del pasado ejercicio realizó unas inversiones por un importe de 2,1 millones.