Troqueleras vascas

Batz y Matrici pujan por un nuevo contrato de suministro con Land Rover

Las troqueleras vascas Batz y Matrici pujarán este año por un nuevo contrato de suministro con la marca británica Land Rover. El constructor de vehículos de lujo, propiedad del conglomerado hindú Tata Motor, quiere cerrar en 2010 los pedidos de uno de sus nuevos modelos. Una parte de su estructura ya ha sido adjudicada a unos proveedores de Alemania. Las cooperativas vascas quieren conseguir te el presente año.

Las compañías vascas quieren hacerse con el suministro de parte de las piezas de aluminio del nuevo Land Rover. La relación con la marca es buena porque en el verano del año pasado cerraron un contrato similar, en ese caso para el vehículo Land Rover L538. En aquella ocasión lograron el pedido, que alcanzó un importe de 27,3 millones de euros, formando equipo con otra troquelera vasca, Troquenor. Land Rover, que junto a Jaguar forman la división de coches de lujo de Tata, impusieron para ese pedido la condición de que los componentes no se fabricaran en países de bajo coste, que se han convertido en una auténtica pesadilla para las empresas troqueleras, especializadas en partes del automóvil como las puertas.

Para financiar el proyecto, las tres empresas consiguieron un aval de 13,6 millones a dieciocho meses del Gobierno vasco. El apoyo fue respaldado por la UE.