Para reducir el desempleo

Carlos Solchaga cree que España necesita una reforma laboral "cuanto antes"

El ex ministro de Economía y Hacienda Carlos Solchaga ha abogado hoy por impulsar "cuanto antes" una reforma laboral en España para propiciar el crecimiento de la economía que permita eliminar el paro y restaurar el equilibrio de las finanzas, cuando el país comience a salir de la recesión.

En declaraciones a EFE tras la firma de un convenio de colaboración entre las fundaciones Euroamérica y Luso-Española, Solchaga ha considerado "absolutamente imprescindible" el debate sobre la reforma del mercado de trabajo en la actual crisis global de origen financiero.

La reforma laboral es necesaria para que, una vez que comience la recuperación, España pueda tener la capacidad de alcanzar un crecimiento potencial importante, que permita eliminar el desempleo y restaurar el equilibrio de las finanzas, ha argumentado el ex ministro.

Para Solchaga, la reforma laboral debería concentrarse en cuatro puntos: acabar con la dualidad en el sistema de contratación, ajustar la cobertura del desempleo, terminar con el monopolio del INEM en lo que se refiere a la intermediación en la colocación de los trabajadores y reformar el sistema de la negociación colectiva.

El ex ministro se ha mostrado partidario de acabar con la dualidad en el sistema de contratación y tratar de hacer un nuevo contrato general de carácter indefinido, respetando los derechos de los contratos hoy vigentes para los trabajadores que los han firmado.

También ha apostado por ajustar la cobertura del desempleo y los estímulos a la búsqueda del nuevo puesto de trabajo para que el apoyo a quienes se encuentran sin empleo pueda ser manejable financieramente y no sobrepase la capacidad financiera del país.

Además ha planteado la necesidad de terminar con el monopolio del INEM en lo que se refiere a la intermediación en la colocación de los trabajadores, de forma que las empresas privadas puedan hacer también ofertas y demandas de empleo y conseguir la conexión de unas y otras.

En su opinión, el INEM "ha fracasado" porque nunca en toda su historia en las últimas décadas ha sido capaz de colocar a más de un 9 o un 10 por ciento de las personas que encuentran empleo.

Asimismo, ha defendido una reforma del sistema de negociación colectiva que mejore sustancialmente la autonomía de las empresas para que cada una de ellas, a la vista de su situación de productividad y de su capacidad de competir, pueda hacer el convenio que le convenga y no esté obligada por el convenio del sector, regional o nacional, cuando con frecuencia no pueden hacer frente a las obligaciones que se contemplan en ellos.

Solchaga ha indicado que estos cuatro puntos en materia de reforma laboral se pueden tocar de una manera gradual sin necesidad de introducir ninguna crispación en el diálogo social, pero precisamente porque el proceso ha de ser gradual conviene que se empiece cuanto antes para que también sus efectos comiencen a sentirse cuanto antes.