Pide soluciones a la problemática fiscal

Oliu: La economía española seguirá débil en 2010, pero se estabilizará

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha dicho hoy que en 2010 la economía seguirá débil, pero se estabilizará y será mejor año que 2009, y además ha señalado que la clave está en las estrategias de salida de la crisis que se tomen para resolver la problemática fiscal y de liquidez.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliú

Durante una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell, Oliu ha señalado que España está en la lista de los países que pueden tener más dificultades en este sentido, por lo que se han de definir medidas de política económica "creíbles" que sean realmente serias y ortodoxas, según un comunicado de la entidad bancaria.

Para Oliu, la economía española ha de afrontar tres desafíos: el ajuste del sector inmobiliario, el reequilibrio de las cuentas públicas y ha de avanzar en la solución de problemas estructurales como la reforma del mercado laboral, la adecuación del sistema educativo y la reducción de las cargas administrativas.

En este sentido, ha dicho que la reforma del mercado laboral, la mejora del sistema formativo y la disminución del peso y coste de la administración pública se ha de abordar sin que la "mecánica política y sindical sean un obstáculo" y ha apostado por aparcar las ideologías "en nombre del pragmatismo".

También ha asegurado que con el horizonte del 2013 y la recuperación del equilibrio presupuestario en la zona euro, ha de haber una estrategia muy clara por parte del Gobierno de progresiva reducción del gasto público que no se base en el incremento de impuestos.

Sobre el mercado inmobiliario ha señalado que "no hay una estrategia de salida de la crisis, "sólo hay las fuerzas del mercado, fundamentalmente las entidades financieras" que contribuyen a dar salida en el mercado a las promociones acabadas que han tenido que comprar a promotores con dificultades y a iniciar nuevos proyectos en las áreas en las que la oferta será escasa en dos o tres años.

Para Oliu, de la crisis financiera se han aprendido cuatro lecciones: la necesidad de disponer siempre de liquidad, la importancia de mantener unos niveles adecuados de solvencia, la conveniencia de establecer unos sistemas de medidas de riesgos de acuerdo con el nivel de concentración en el sector inmobiliario y la importancia de diversificar los negocios en otros mercados.

Ha apostado por combatir la "rigidez sistémica" que provocan las cajas de ahorros en el sistema financiero español y otorgarles las máximas flexibilidad para que puedan actuar y decir sus estrategias según los mecanismos de mercado.

"No hay un modelo único para resolver las situaciones de crisis en las entidades financieras", ha dicho, porque "cada entidad es diferente y requiere una solución diferente, a su medida", y ha apostado por garantizar la máxima flexibilidad y evitar que se altere la competencia de las entidades que han actuado correctamente y no tienen problemas.