Fija el 31 de enero como fecha límite

Gallois urge a negociar a los clientes del A400M

El consejero delegado del consorcio aeronáutico europeo EADS, Louis Gallois, envió hoy "un mensaje de urgencia" a todos los gobiernos clientes del programa de aviones militares A400M, entre los que se incluye España, sobre las negociaciones en torno a la financiación del proyecto y aseguró que el grupo "seguirá esperando hasta finales de enero".

El presidente de EADS, Louis Gallois,
El presidente de EADS, Louis Gallois,

"Ampliaremos el periodo de espera hasta finales de enero, seguiremos esperando y dándole al programa el beneficio de la duda", explicó el máximo responsable de EADS durante la rueda de prensa de año nuevo celebrada hoy en la factoría de San Pablo en Sevilla, donde se ensambla la aeronave.

Gallois recordó "que las dos partes tienen su responsabilidad" con respecto al incremento del coste de proyecto, pero aseguró que EADS ya ha cubierto su parte, con la cobertura de cargas por valor de 2.400 millones de euros.

"Si queremos mantener la competitividad del grupo no podemos añadir más pérdidas" aseguró Gallois, quien afirmó que por el momento no hay reuniones planificadas de EADS con los países clientes, pero que la decisión final sobre el programa se tomará a finales de este mismo mes.

No obstante, descartó que la fijación del 31 de enero como fecha límite para el acuerdo sea "un chantaje" a los países clientes, sino que aseguró que el periodo se ha ampliado en un mes. "No se puede ampliar más y todo el mundo lo aceptó y deben actuar en consecuencia", aseveró.

Además, señaló que Airbus está gastando entre 100 y 150 millones de euros mensuales en la financiación del proyecto, motivo por el que genera incertidumbre. "No financiaremos más allá de mediados de 2010", advirtió Gallois.

"Nosotros cometimos un error cuando en el pasado aceptamos un proyecto con un presupuesto fijo", una cosa según explicó que es "imposible que suceda con la competencia norteamericana".

Gallois reconoce errores de previsión

Gallois apuntó a la existencia de más errores en la firma inicial del contrato y su posterior ejecución, que han colaborado en el encarecimiento del mismo, como la fijación de un calendario de desarrollo de 6,5 años "cuando nadie ha conseguido antes crear un avión militar en menos de doce".

En este sentido, reconoció que EADS infravaloró los desafíos tecnológicos del programa, pero recordó que los países complicaron la organización industrial del proyecto con "imposiciones". "La organización es la más barroca y extraña que he visto en mi vida", afirmó.

"Al menos podríamos compartir las cargas de estos errores", explicó el responsable, quien recordó que EADS ya ha puesto 2.400 millones de euros sobre la mesa, y aseguró que en caso de retomarse las negociaciones, trabajará duro para conseguir "una solución aceptable para ambas partes".

En opinión de Gallois, el avión tendrá éxito, y ya está volando muy bien. "Es un competidor excelente de cara a los mercados de exportación. Incluso al precio ampliado es más competitivo y más barato por tonelada transportada", subrayó.

"Airbus, en peligro"

"El A400M tal y como está configurado hoy pone a Airbus en peligro y yo no voy a consentirlo", recalcó por su parte, el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, quien se mostró abierto a negociar con los países clientes, pero advirtió de que hay que planificar la situación "por si sucede lo peor".

"Nosotros no podemos continuar con el programa sin una contribución económica significativa por parte de los clientes, porque sino pondremos en peligro la situación de Airbus", recordó Enders, quien no obstante aclaró que la decisión final sobre el programa no le corresponde en exclusiva.

"Yo solo no puedo cancelar el programa, puedo hacer sugerencias, análisis, especificar consecuencias...", explicó el máximo responsable de Airbus, quien destacó que la decisión final sobre la cancelación de programa, al margen de aspectos jurídicos, corresponde a Gallois y al consejo de administración del consorcio aeronáutico.

"Este avión será un éxito. Supone demostrar que la defensa europea no es un concepto sino que es una realidad. Los países deben comprender los desafíos que supone este programa", concluyó Gallois, quien, no obstante, quiso mostrarse "optimista" en cuanto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo.

Los costes adicionales del programa del A400M, que realizó con éxito el pasado 11 de diciembre su primer vuelo, podrían alcanzar los 7.500 millones de euros después de acumular tres años de retrasos, por lo que EADS reclama a los países implicados inyectar 5.300 millones de euros este mes.

Hasta el momento, se han registrado 184 pedidos de la moderna aeronave de transporte militar A400M, cuyo ensamblaje final se realiza en la planta de Airbus en Sevilla y desde donde se realizó con éxito el primer vuelo de prueba del aparato, cuya primera entrega está prevista para 2012.

Concretamente, 60 unidades para Alemania, 50 para Francia, 27 para España, 25 para Reino Unido, diez para Turquía, siete para Bélgica y una para Luxemburgo. Alemania, Francia, España, Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxemburgo ya han aceptado renunciar a las indemnizaciones por los retrasos del programa.