Un sector en crisis

Vueling reconoce que las pérdidas de las aerolíneas en 2009 serán "históricas"

El presidente de Vueling, Josep Piqué, reconoció hoy que el sector aéreo está pasando por una crisis "muy importante" que va a provocar que las pérdidas del mismo en 2009 sean "históricas".

En declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza previas a impartir la conferencia 'La crisis, una perspectiva internacional' enmarcada dentro del curso 'CAI en el siglo XXI. Economía de la crisis y la reactivación', Piqué indicó que se trata de un sector que "constantemente está en crisis de modelo".

"Vemos que hay grandes movimientos corporativos, empresas muy importantes que desaparecen, operaciones de concentración empresarial, fusiones, adquisiciones, quiebras, y eso es producto de una enorme competencia en un sector que constantemente está en crisis de modelo", aseveró.

Así añadió que "vemos que compañías de bandera que se han convertido en compañías de red y han dejado de ser públicas y monopolios en sus mercados tienen que modificar sus esquemas de comportamiento". "Han aparecido nuevas compañías llamadas de 'low cost' que operan mucho más eficientemente desde el punto de vista de costes y eso está haciendo que todo fluya muy rápido. Todavía nos quedan muchas cosas por ver", sostuvo.

En referencia a la posibilidad de que Vueling opere en Zaragoza, Piqué dijo que "todo se puede contemplar", aunque recordó que la compañía "normalmente opera desde aeropuertos internacionales y de primer nivel". "Estamos abiertos a contemplar esa posibilidad, bien entendido que no forma parte de nuestra estrategia", afirmó al reconocer que no ha habido ninguna negociación con la Administración aragonesa.

No obstante, Piqué apuntó que, en virtud de acuerdos alcanzados con autoridades locales o autonómicas, también operan en otros aeropuertos, como es el caso del nuevo de Lérida, que entrará en funcionamiento el domingo 17 de enero "con vuelos a París, entre otros destinos".

"En una encrucijada

El ex ministro de Industria señaló que "estamos en una encrucijada" porque "la correlación a nivel mundial está cambiando". "Probablemente después de cinco siglos de dominio de lo que llamamos occidente estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era en la que otras potencias emergentes van a jugar un papel cada vez más determinante", consideró.

Así se refirió a nuevos organismos multilaterales como el G-20 "o a cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, habla de que el futuro de este siglo XXI va a venir marcado por la relación entre éste país y China". "Es un hecho que tiene que preocupar a España y Europa especialmente porque hay una situación de crisis económica muy profunda, la mayor de los últimos 80 años, y que requiere de decisiones especialmente valientes y llenas de coraje que nos permitan seguir tomando un papel relevante en este nuevo esquema".

Unas decisiones que, a juicio de Piqué, pasan por incrementar la competitividad y seguir jugando un papel relevante en el nuevo equilibrio mundial". "El centro económico del planeta ya se desplazó de Europa al Atlántico primero, después hacia el Pacifico y ahora cada vez más a un punto intermedio entre el Pacifico y el Índico", explicó.

Un hecho que hace que el continente europeo y España "cada vez estén más en un lugar periférico en ese nuevo centro de gravedad del planeta", por lo que "todo aquello que contribuya a retrasar ese fenómeno para que sigamos siendo relevantes y referente es esencial".

Para ello, Piqué citó activos "que todavía se siguen manteniendo" como la tecnología, la cultura, el propio modelo de sociedad o el estado de bienestar. "La propia Constitución europea, a pesar de sus crisis y dificultades, sigue siendo una especie de ejemplo y referente internacional y eso es lo que tenemos que explotar", concluyó.