Pide acelerar la reestructuración de las cajas

Economía prevé un crecimiento limitado del crédito en 2010

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, pronosticó hoy que el crecimiento del crédito será limitado en 2010, al tiempo que instó a las cajas de ahorros a acelerar su reestructuración para que se normalice cuanto antes la concesión de préstamos y el abastecimiento de los mercados.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.
El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.

En una entrevista concedida a Europa Press, Campa sostuvo su pronóstico en que la economía registrará tasas de crecimiento próximas a cero y que crece en sectores con menor necesidad de crédito que en el pasado, cuando el sector inmobiliario tiraba de la actividad crediticia.

En este contexto, el secretario de Estado de Economía abogó por que la reestructuración financiera, que afecta fundamentalmente a las cajas de ahorros, se lleve a cabo cuanto antes para contar con un sector solvente y eficaz a la hora de canalizar el crédito para proyectos rentables.

"La reestructuración financiera no es urgente, pero sí es importante que se haga cuanto antes para que haya una normalización absoluta del crédito y de abastecimiento de los mercados", subrayó Campa, partidario de que dicha reorganización se lleve a cabo en la primera mitad del año.

Al ser preguntado sobre una posible reforma de la Ley de ârganos Rectores de Cajas de Ahorros (LORCA), tal y como reclama la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) para acometer la reestructuración, Campa consideró que las modificaciones legislativas deben posponerse hasta una vez finalizado el proceso.

"La reforma se debe posponer a la segunda parte de 2010, cuando ya se haya hecho la reestructuración del sector", aseveró Campa, para quien la legislación actual no requiere cambios sobre la creación de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP).

Los SIP son una asociación entre distintas entidades que deciden unir fuerzas, compartir recursos y al mismo tiempo hacer frente a obligaciones conjuntamente, para alcanzar economías de escala y un mayor músculo para acceder a mercados financieros, indicó. "La reforma no es necesaria para ese aspecto en concreto", estimó.

Fortalecer el capital

El 'número dos' de Economía consideró inoportuno introducir ahora el debate sobre la reforma de la LORCA, aunque se mostró partidario de abordar cambios en el segundo semestre que doten a las cajas de ahorros de más instrumentos para fortalecer sus niveles de capital.

"Esta es la problemática fundamental", resaltó. "Nos hemos dado cuenta de dificultades a la hora de afrontar una situación como la actual, como la de las cajas de ahorros para generar mecanismos para capitalizarse", dijo Campa.

En este sentido, el secretario de Estado de Economía recalcó que "lo que más le importa al Gobierno es que haya un sector financiero solvente -que es lo más importante- eficaz en canalizar el crédito, y que la labor de intermediación cueste lo menos posible".

Campa reconoció que el sector financiero deberá enfrentarse a dificultades de rentabilidad este año, ya que el margen financiero, la diferencia entre lo que las entidades cobran por los intereses de los préstamos que dan y lo que les cuesta financiarse, "se está acortando mucho".

Si cae el margen, la otra alternativa es el aumento del volumen, pero con las expectativas de un crecimiento limitado del crédito, se presenta "un año con rentabilidad difícil", subrayó Campa, que se refería de esta forma al 'año horrible' para las finanzas que vaticinan desde las entidades.

Sin emisiones del FROB a la vista

En cuanto al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Campa avanzó que por el momento no tiene previstas nuevas emisiones de deuda y recordó que su capacidad para inyectar recursos en la actualidad es "elevada", ya que dispone de fondos propios de 9.000 millones, más otros 3.000 procedentes de la primera emisión de deuda.

Las entidades que perciban recursos públicos deberán devolverlos en función de dos variables, del tipo de instrumento que utilicen, en su mayor parte a través de participaciones preferentes, y de la situación del mercado.

"Lo que sí está claro es que la remuneración tiene que ser compatible con las ayudas permitidas por la UE y en condiciones competitivas de mercado", subrayó Campa.